¡Ah! Estos diputados


Por Carlos Vilchez Navamuel

Por las cosas que vemos en la Asamblea Legislativa de Costa Rica, da la impresión que el alma de Torquemada ronda estos días por ese recinto, donde se supone que “los padres de la patria” entre otras cosas, deben poner su inteligencia y esfuerzo para mejorar y promover leyes que permitan a este país progresar.

En lugar de esto, pareciera mas bien, que algunos de estos diputados están poseídos por el alma de este famoso inquisidor español de la edad media, de la misma forma que lo están ciertos periodistas que se creen inmaculados y reencarnados de algunos inquisidores de esa época de oscurantismo y terror.

Nos referimos exactamente a algunos diputados que pertenecen a la oposición, y que componen la comisión legislativa que investiga si hubo o no tráfico de influencias por parte de don Rodrigo Arias Sánchez ex ministro de la presidencia por hacer una llamada al ex ministro de Seguridad José María Tijerino para obstaculizar la investigación judicial por el supuesto mal manejo que se hizo con algunos fondos del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), cosa que don Rodrigo negó de forma categórica.

Conteste ¿sí o no? Don Rodrigo, le decía el diputado insistentemente ¿sí o no? Como si estuviere en una corte judicial, otro diputado le preguntaba ¿Estaría usted de acuerdo en someterse al polígrafo? Olvidándose ambos, que están en un recinto de discusión política, no en una corte judicial y mucho menos en una corte inquisitoria.



Afectados por la arrogancia y prepotencia, algunos jóvenes diputados adoptan poses ridículas y risibles, confundiendo sus roles políticos y se olvidan que ese poder pasajero que ostentan, pasa más ligero de lo que se imaginan.

No habían pasado ni cuatro días de haber participado en el bochornoso acto del primero de mayo pasado y estos diputados vuelven hacer gala de la mediocridad y del ridículo, convierten temas importantes, en un espectáculo digno de una novela colombiana y en un festín mediático, en vez de hacer su labor con cordura y tolerancia.

La persecución a políticos y los juicios mediáticos deben terminar, o se tienen las pruebas contundentes para acusar o se abstienen de hacerlo.

Señores diputados, ustedes están ahí como representantes del pueblo, entendemos que parte de sus funciones son “politiquear”, sean serios, los ciudadanos estamos cansados de la politiquería, de la mediocridad y del escarnio, procuren levantar la imagen de la Asamblea Legislativa, eviten los actos bochornosos, pónganse a trabajar de forma digna y seria, y el país se los agradecerá.

Si no encontró lo que buscaba, intente utilizando nuestra herramienta de búsqueda: