Alimentos Transgénicos ¿Buenos o Malos?

Por Carlos Vilchez Navamuel

Transgénicos

Durante años hemos oído hablar sobre los alimentos transgénicos,  como en muchos otros temas, están aquellos  que están de acuerdo con la nueva tecnología y otros que la rechazan. El gran problema de esto es que la mayoría de las personas toman partido  de un lado u otro sin estar bien informados y sin estar completamente seguras de que lo que se dice o se afirma es totalmente cierto,  peor aún,  muchas de estas  personas se convierten en fanáticos porque defienden sus posiciones cual si fuera un acto de creencia, esto sucede mucho con los ambientalistas fanáticos que han convertido su profesión en una religión.

Para iniciar este comentario debemos entonces  partir de lo que nos dicen  los organismos internacionales al respecto, por ejemplo, en un estudio realizado por  la FAO  titulado “El Estado Mundial de Agricultura y la Alimentación, 2003-2004” nos encontramos con la siguiente aseveración “Los cultivos transgénicos actualmente disponibles y los alimentos de ellos derivados han sido considerados seguros para su consumo y los métodos utilizados para probar su inocuidad se han considerado apropiados. Estas conclusiones representan el consenso resultante de las pruebas científicas examinadas por el CIUC (2003) y están en consonancia con las opiniones de la OMS (2002)”.   Y  agrega  “Hasta la fecha no se han descubierto en ninguna parte del mundo efectos tóxicos perjudiciales o nutricionalmente nocivos verificables resultantes del consumo de alimentos derivados de cultivos modificados genéticamente (GM Science Review Panel). Muchos millones de personas han consumido derivados de plantas modificadas genéticamente -principalmente maíz, soja y colza- sin que se hayan observado efectos adversos(CIUC)”.      http://www.fao.org/docrep/006/y5160s/y5160s10.htm#TopOfPage

En enero de este año Swaminathan S. Anklesaria Aiyar un Académico Titular de Investigaciones del Centro para la Libertad y la Prosperidad Global del Cato Institute escribió un artículo donde nos revelaba que uno de los principales detractores de los alimentos transgénicos de la década del 90 se había retractado, y confesó que nunca comprobó si era cierto o no lo que él defendía como veremos más adelante.

Transgénicos 1

El nombre de esta persona es Mark Lynas, el autor del artículo nos dice que Lynas era “un activista ambientalista que una vez arengaba en contra de y destruía campos con cultivos genéticamente modificados (GM), se ha retractado y disculpado por “demonizar una opción tecnológica importante”. Otros activistas como Greenpreace y Vandana Shiva necesitan hacer lo mismo. www.marklynas.org/2013/01/lecture-tooxford-farminig-conference-3-january-2013

Lo más interesante es que este hombre no sólo se retractó sino que ahora rechaza sus propios argumentos y apoya y pide mayor difusión a esta tecnología.

El británico Lynas impartió una conferencia en Oxford Farming, donde manifestó entre otras cosa lo siguiente: “Lamento haber iniciado el movimiento anti-transgénico a mediados de los 90s ya que con ello ayudé a demonizar una importante opción tecnológica que puede utilizarse en beneficio del medio ambiente”, allí confesó 4 de sus principales equivocaciones: 1. “Supuse que (los transgénicos) aumentarían el uso de productos químicos. Resultó que para el algodón y el maíz se necesita menos insecticida”. 2. “Había asumido que los transgénicos sólo beneficiaban a las grandes empresas. Resultó que miles de millones de dólares en beneficios fueron obtenidos por pequeños agricultores”. 3. “Supuse que nadie quería transgénicos. En realidad ocurrió que el algodón Bt fue pirateado en la India y la soja en Brasil porque los agricultores estaban ansiosos por usarlos”. 4. “Asumí que los transgénicos eran peligrosos. Resultó que era más seguro y más preciso que el mejoramiento convencional mediante mutagénesis”.

Por todo lo anterior pensamos que no debemos tomar partido de algo si no estamos completamente seguros y menos defender causas sin conocimiento como lo hacen muchas personas.

Compartir