¿Baja carga tributaria en Costa Rica? No, que va

Por Carlos Vilchez Navamuel

El acuerdo de la presidente doña Laura Chinchilla y el ex candidato Ottón Solís para un nuevo plan fiscal, conocido también como el “paquetazo” es improcedente para muchos de nosotros que nos preguntamos seriamente si se justifican las nuevas cargas tributarias.

Cuatro preguntas básicas deberían de hacerse los diputados antes de votar este plan fiscal que se quiere aprobar a golpe de tambor:

1) ¿Existe realmente una carga tributaria baja en el país?
Esta pregunta la contestó el coordinador de proyectos para América Latina en el Cato Institute, en Washington DC. Juan Carlos Hidalgo hace ya algunos meses, el señor Hidalgo escribió a principios de este año un artículo titulado “El cuento de la baja carga tributaria” el cual fue publicado en el periódico El Financiero. En este escrito se desmiente de forma clara la continua afirmación de los políticos de turno de que en Costa Rica se paga pocos impuestos, el señor Hidalgo compara la carga tributaria de Costa Rica con los países desarrollados, y destaca lo siguiente: “El empresario costarricense paga más impuestos que sus pares de las naciones ricas. Actualmente el empresario nacional paga en impuestos (renta, laborales, etc.) un 55% de sus ganancias, mientras que el empresario promedio en los países de la OECD paga un 43%.” http://www.elfinancierocr.com/blog/porlalibre/?p=1355

2) ¿Se cobran debidamente los impuestos existentes?
Pensamos que no, se ha dicho en muchas oportunidades que los impuestos no se cobran con rigurosidad ni con la responsabilidad que se requiere. Aquí cabe preguntarse también ¿cual es el porcentaje de efectividad en el cobro de los impuestos que ya tenemos?



3) ¿Se administran bien los impuestos recaudados?
Es obvio que no, existen muchos ejemplos de los malos manejos de la administración pública, aquí señalaremos solo dos: a) Se sabe con certeza que el impuesto al ruedo no ha dado los frutos para lo que fue creado. b) El reciente “destape” sobre los malos manejos en la Caja Costarricense del Seguro Social nos confirma lo que pensamos, la CCSS está a punto de quiebra, lo que nos permite además sospechar que el resto de las instituciones públicas anden posiblemente igual o peor.

4) ¿Representa la burocracia el mayor gasto de la administración pública?
Esta pregunta es válida ahora que se conocen las razones por las cuales el gobierno de Grecia está quebrado tal y como bien lo explica el médico Jaime Gutiérrez Góngora en su artículo titulado “La ruta hacia Grecia “ En ese país nos dice; “Más del 80% del gasto público se destina a sueldos y pensiones de los trabajadores del sector público” aquí el link para ver completo su escrito: http://www.nacion.com/2011-10-29/Opinion/la-ruta-hacia-grecia.aspx y nos preguntamos ¿Cuánto se destina del gasto público para sueldos y pensiones de los trabajadores en Costa Rica? ¿Cuántos empleados públicos deberíamos tener por cada 10.000 habitantes para llegar a ser un Estado responsable y eficiente?

Para nosotros este “paquetazo de impuestos” fomenta el despilfarro, no busca austeridad y tampoco invita a solucionar el problema de fondo, nos referimos a la necesidad de reestructurar el aparato estatal.

Si no encontró lo que buscaba, intente utilizando nuestra herramienta de búsqueda: