Chávez, el gran perdedor

Por: Carlos Vilchez Navamuel

Con el reciente problema político de Honduras y las actuales circunstancias, queda claro que el gran perdedor ha sido el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Acuerpado por sus seguidores, Chávez con sus intereses expansionistas, y promotor de la revolución bolivariana del siglo XXI no ha hecho otra cosa mas que atizar los conflictos de la región para su propio provecho, lo hemos visto meter su mano en Bolivia, Argentina, Ecuador, Colombia y ahora en Honduras, es claro que no quiere perder terreno alguno, el costo para él, es muy alto.

Pero su fracaso se veía venir, una secuencia de hechos mal orientados así lo presagiaban. Empezó en Venezuela, donde desde su programa “Aló presidente” afirmó la posible invasión militar a Honduras si Zelaya no era restituido.

Poco a poco sus pretensiones radicales se fueron diluyendo, primero, porque la intervención del secretario general de la OEA José Miguel Insulza en este conflicto fue un rotundo fracaso, no supo manejarlo y dejó ver su posición polarizada a favor del grupo bolivariano.

Como bien lo señala don Jaime Daremblum en su artículo titulado “El autogol de la OEA” y publicado el día 10 de julio del 2009 en el periódico La Nación, “la OEA cometió un autogol desde media cancha que la ha dejado maltrecha. Todavía no es posible encontrar explicación alguna al viaje del Secretario de la OEA a Honduras, pues de antemano redujo su visita casi al impropio papel de mero notificador de resoluciones”



Segundo, cuando aparecen los tres “angelitos”de dudosa reputación democrática en escena, quienes aprovechando el encuentro de presidentes centroamericanos en Managua y que su anfitrión es Ortega –uno de los angelitos- él, junto con Chávez y Raúl Castro alzan la voz e intentan darnos cátedra sobre Democracia, pero como era lógico no convencen a nadie, Zelaya anuncia que irá a Honduras y Chávez llama a sus fieles seguidores de Argentina y Ecuador para que junto con otras personas acompañen al presidente “golpeado” ¡el avión con Zelaya y el grupo nunca aterriza!

Es evidente entonces que “la mediación” que hace Chávez y sus seguidores no funciona, así lo interpretan algunos países entre ellos Canadá y los EEUU.

Aparece la figura del presidente de Costa Rica y premio Nóbel de la Paz Oscar Arias Sánchez como posible mediador, Hillary Clinton le pregunta a Don Oscar si aceptaría tal tarea y su respuesta es afirmativa, condiciona la petición en que las dos partes enfrentadas se lo pidan, y que las reuniones se efectúen en San José, lo cual como todos sabemos así ocurrió.

Arias se reúne primero por separado con Zelaya y Micheletti, luego quedan las comitivas instaladas para que se inicie el diálogo y la discusión.

Como sabemos el tema no es sencillo, sin embargo el presidente de Costa Rica conoce muy bien la región y está calificado para esta tarea, es un mediador de lujo, ya lo probó anteriormente en una situación mucho más difícil, cuando varios países de Centroamérica estaban inmersos en conflictos internos. Precisamente ese esfuerzo y sus resultados hicieron que le otorgaran el premio Nóbel de la Paz en 1987. Estoy seguro que Don Oscar puede alcanzar resultados positivos, siempre y cuando lo dejen mediar.

Al aparecer el Premio Nóbel de la Paz como el mediador en este conflicto, el presidente de Venezuela se vio desminuido de la escena mediática, y es aquí donde se convierte en el gran perdedor, dolido en su ego, empieza a lanzar improperios y descalificar la nueva mediación.

Si no encontró lo que buscaba, intente utilizando nuestra herramienta de búsqueda: