Cinismo, detenciones y omisiones en la II Cumbre de la CELAC

Por Carlos Vilchez Navamuel

Cumbre de la Celac en Cuba

Recién concluyó la II Cumbre presidencial de la CELAC en Cuba donde asistieron jefes de Estado y representantes de la comunidad Latinoamericana y países Caribeños (33 en total), el evento lo inauguró el presidente de Cuba, Raúl Castro quien al inicio pidió un minuto de silencio por la muerte de Hugo Chávez, estuvieron invitados también el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, entre otros. En esta cumbre ninguna persona se destacó mediáticamente, los comunicadores se quedaron sin un payaso como Chávez que arrastraba  a todos los medios, el difunto dijera lo que dijera era noticia.

Una vez finalizado la cumbre, se aprobó una proclama con contenidos cínicos que dan mucho que pensar y que cualquier persona  los puede entender, entre otras cosas dice lo siguiente “Ratificando hoy nuestra voluntad irrevocable de fortalecer este espacio de diálogo político efectivo. Hemos sido, somos y seremos diversos, y a partir de esta diversidad es que tenemos que identificar los desafíos y objetivos comunes y los pisos de convergencia que nos permitirán avanzar en el proceso de integración de nuestra región. Fortalezcamos nuestras democracias y todos los derechos humanos para todos; demos mayores oportunidades a nuestra gente; construyamos sociedades más inclusivas; mejoremos nuestra productividad; estrechemos nuestro comercio; mejoremos nuestra infraestructura y conectividad y las redes necesarias que unan cada vez más a nuestros pueblos; trabajemos por el desarrollo sostenible, por superar las desigualdades y por una más equitativa distribución de la riqueza, para que todas y todos sientan que la democracia les da sentido a sus vidas. Esa es la misión de la CELAC, esa es la tarea a la que hemos sido convocados y esa es la responsabilidad política que tenemos por delante y de la cual deberemos dar cuenta a nuestros pueblos”. http://vanguardia.co.cu/index.php?tpl=design/secciones/lectura/portada.tpl.html&newsid_obj_id=30723

Estas frases que subrayamos y marcamos en negritas arriba resultan cínicas y difícil de comprender, señores la cumbre se hizo en Cuba, un país donde los derechos humanos se violan a diario y para muestra un botón, el Nuevo Herald de Miami nos informó que mientras la cumbre se realizaba “El Departamento de Estado de EEUU, Amnistía Internacional y Human Rights Watch se unieron el martes en condenar las detenciones de docenas de disidentes por parte del gobierno cubano para mantenerlos alejados de una cumbre de líderes hemisféricos en La Habana. Activistas de derechos humanos en La Habana dijeron que unos 100 activistas pro democracia han sido detenidos brevemente o colocados bajo arresto domiciliario para mantenerlos alejados de la Cumbre de la Celac el martes y miércoles”.  Agregaba además que “Condenamos tales acciones y urgimos al gobierno cubano a que permita a los ciudadanos cubanos expresar sus opiniones libremente y se les permita reunirse pacíficamente en el ejercicio de sus derechos”, dijo un portavoz del Departamento de Estado”. http://www.elnuevoherald.com/2014/01/28/1666948/condenan-las-detenciones-de-disidentes.html



Al informar sobre el resultado de la reunión realizada en Cuba, el periódico El País de España tituló la noticia así: “La cumbre de la CELAC se cierra sin cuestionar los derechos humanos en Cuba”. Y entre las cosas que reseñó este periódico destacó que “El documento incluye una mención al fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez, impulsor de la CELAC en 2011, al que calificaban de “humanista incansable”. Los mandatarios hicieron pública además una proclama donde definieron a América Latina y el Caribe como “zona de paz” y se comprometieron a desterrar el uso de la fuerza en la región y promover el desarme nuclear”.http://internacional.elpais.com/internacional/2014/01/30/actualidad/1391036983_018365.html

No se entiende como todos los presidentes de nuestra región han aceptado complacientemente las propuestas de los promotores de este organismo sin exigir cuentas de ciertos hechos a algunos países que atentan contra los estados democráticos y que violan los derechos humanos, civiles y políticos como es el caso precisamente del propio país anfitrión de la cumbre, y calificar de” humanista incansable” a Chávez conociendo como actuó en su propio país es cínico y lo único que produce es desazón.

Tampoco se entiende la actitud de José Miguel Insulza, secretario general de la Organización de Estados Americanos, OEA, con sede en Washington, cuando dijo a reporteros que “no se reuniría con los disidentes porque no desea “provocar problemas o incomodidades”.

Solo una persona le dio un “jalón de orejas” al gobierno cubano,  quien lo hizo fue nada menos que el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, cuando el martes pasado pidió a La Habana el cumplimiento de los pactos internacionales de Derechos Civiles y Políticos. Bien por Ban Ki-moon.

Si no encontró lo que buscaba, intente utilizando nuestra herramienta de búsqueda: