De LIBERALES: “Siempre y cuando las reglas del juego fueran justas, el resultado sería justo”

Por Carlos Vilchez Navamuel

Hayek

Friedrich Hayek, un filósofo, jurista y economista de la Escuela Austríaca, nacido en Viena, y uno de los grandes pensadores liberales del siglo XX,  sostenía que “Siempre y cuando las reglas del juego fueran justas, el resultado sería justo”.  Interesante y lógico concepto que nos permite razonar y sacar ciertas conclusiones de hechos practicados por décadas en sistemas socialistas sean estos de izquierda moderada o de izquierda cavernícola como los que pregonan el socialismo del siglo XXI.   http://es.wikipedia.org/wiki/Friedrich_Hayek

La frase citada la encontramos en un artículo publicado en el periódico español  El País, escrito por el analista Juan Carlos Hidalgo, del Cato Institute titulado “Los liberales ante la desigualdad en América Latina”

En este escrito Hidalgo nos dice que “En América Latina el sistema económico imperante desde tiempos de la colonia se ha caracterizado por ser mercantilista. Es decir, el Estado escoge a los ganadores y perdedores” Y añade que “El proteccionismo y las altas barreras de entrada a la competencia en diversos mercados han sido otra herramienta de privilegio. A pesar de los procesos de liberalización de las últimas dos décadas, la ausencia de competencia aún persiste en numerosos sectores agrícolas e industriales”. Y añade “Por lo general, la finalidad de estas trabas es la protección de vastos emporios corporativos a expensas de los consumidores. Muchas de las grandes fortunas latinoamericanas pueden trazarse a empresarios que han sido más exitosos en cosechar conexiones políticas que en ofrecer productos y servicios de calidad a un buen precio”.



Ejemplos de esto son fáciles de reconocer, en Costa Rica los encontramos con los arroceros, cañeros, productores de leche y pollo quienes han sido los ganadores por décadas, mientras que los perdedores hemos sido los consumidores. Mientras el estado escoja a los ganadores nunca habrá resultados justos.

Otro ejemplo nos lo da el mismo autor del artículo mencionado al afirmar que “Una de las políticas más regresivas fue la manera en que por muchos años los Gobiernos latinoamericanos recurrieron a sus Bancos Centrales como fuente fácil de financiamiento, atizando altos niveles de inflación. Según datos de Steve Hanke, de la Universidad Johns Hopkins, en las últimas cuatro décadas han ocurrido siete episodios hiperinflacionarios en la región. La inflación es el impuesto más regresivo, ya que castiga a los pobres más que a ningún otro sector de la población. A diferencia de las clases altas y medias, que pueden protegerse de manera más efectiva a través de la posesión de activos o el cambio de sus ahorros a divisas, los pobres no tienen activos ni ahorros significativos. Afortunadamente, reformas en los últimos   15 años han  traído  estabilidad monetaria a América Latina (con las conocidas excepciones de Argentina y Venezuela): la mediana de inflación en el 2013 fue de apenas 3,9%”. http://internacional.elpais.com/internacional/2014/02/11/actualidad/1392146869_223411.html

Ya lo dijo Karl Popper “El principio del liberalismo exige que las restricciones a las libertades individuales inevitables para la convivencia social, se reduzcan en la medida de lo posible.” También José Ortega y Gasset  se refirió al liberalismo como  “El principio jurídico político, por el cual el poder público que domina el estado, pese a ser omnipotente, se limita a sí mismo, propio; dejando un espacio libre aún a su propio costo para quienes piensan y sienten de forma diferente a ellos, es decir, que los fuertes, que la mayoría.”

Así las cosas, el planteamiento que anotamos arriba del economista y filósofo austriaco Hayek no lo podremos ver realizado en economías como las nuestras, mientras el Estado siga interviniendo y favoreciendo a estos emporios corporativos sean estos privados o del Estado.

Si no encontró lo que buscaba, intente utilizando nuestra herramienta de búsqueda: