Dejemos las ideas socialistas a un lado, hagamos de Costa Rica un país del primer mundo

Por Carlos Vilchez Navamuel

Como todos sabemos, los problemas en Costa Rica se han multiplicado, no solo tenemos el problema fiscal, también existen otros problemas graves, las pensiones, los altos salarios a funcionarios junto tema de los pluses y privilegios que tiene esta capa social privilegiada, la falta de buena infraestructura, las altas cargas sociales, la “permisología” y los impuestos que tiene que soportar toda la población encareciendo de forma constante las cosa en el país.

Y, como si no fuera poco, padecemos de una lentitud con que el Estado hace las cosas como si estuviésemos en el siglo XIX donde parece que el símbolo de la carreta típica es la consigna a seguir por la mayoría de los funcionarios, aquí tres ejemplos que ilustran lo que afirmamos, circunvalación más de 50 años sin terminar, avenida segunda más de 50 años sin finalizar, carretera a San Carlos casi 50 años y aún en construcción y ni que comentar sobre puente sobre la General Cañas que lleva 10 años y continúan los atrasos, problemas graves que tiene este país y que debe solucionar, sin embargo, nosotros pensamos que todo esto se puede cambiar en un plazo de solo 10 años como veremos más adelante.

Tenemos vías públicas que no corresponden a nuestras necesidades, algo imperdonable en un país tan pequeño, no es posible que el país tenga puentes sin el mantenimiento debido, no se entiende que los puentes sean de dos vías donde se necesitan de cuatro o de seis carriles.

El desastre administrativo de las pocas obras que se hacen es vergonzoso, los presupuestos cambian encareciendo los proyectos, veamos algunos ejemplos, el CNFL construyó el Parque Eólico presupuestado primero en $21 millones, al final costó $54 millones, lo mismo sucedió con la represa Balsa Inferior cuyo costo inicial era de $75 millones y terminó costando $361 millones quintuplicando los costos, el presupuesto de planta Hidroeléctrica Toro III costó $78 millones más de lo previsto, pasó de $110 millones a $188 millones en cuatro años, el precio de construir la planta hidroeléctrica Reventazón pasó de $633 millones originalmente a $1.422 millones.

A raíz de todos esos malos manejos, los mismos responsables de tales barbaridades solicitan subir las tarifas, así lo indicó el periódico digital, crhoy el día 5 de marzo de 2017 donde se señala entre otras cosas que “La Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) envió a la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) un aumento en la tarifa de generación de un 175% para que rija el segundo semestre de este año y de un 126% para todo el 2018”.  https://www.crhoy.com/nacionales/cnfl-pide-aumentos-del-175-en-2017-y-126-en-el-2018/



¿Cuál es la Costa Rica que muchos soñamos pero que nunca tendremos con el PLN, el PAC o el FA y otros partidos que no tiene el mínimo interés en hacer los cambios que el país se merece? La respuesta es sencilla, necesitamos cambiar el modelo político y económico con que hemos estado trabajando, esto lo han hecho algunos países con mucho éxito, Suecia, Nueva Zelanda, Irlanda, Estonia son solo algunos ejemplos. ¿Acaso podemos solucionar los problemas haciendo más de lo mismo? Recuerden, mismas recetas, mismos resultados.

La Costa Rica que algunos soñamos tiene que brindar facilidades a los emprendedores y empresarios que son los que pagan la mayoría de los impuestos, se debe reducir la “permisología” al extremo, debemos transformar la forma de tributar y reducir los impuestos y eliminar o reducir el impuesto a los combustibles de forma considerable, apertura económica en todo sentido, erradicar por completo la pobreza extrema, construir la infraestructura que se necesita en todo el país, en estos momentos deberíamos estar reconstruyendo NO dos PUENTES, SINO 20 o 30 PUENTES POR AÑO, carreteras como la de San Ramón o la 27 deberían tener cuatro carriles como mínimo, necesitamos un metro en la ciudad de San José para luego unirlo a una red ferroviaria moderna hacia las principales ciudades de la Gran Área Metropolitana.

¿Cómo podríamos lograr todo esto en tan solo 10 años? Primero con voluntad política, con consenso de toda la sociedad, un referéndum para pedir estos cambios es lo que se necesita, debemos reducir el Estado considerablemente, 335 instituciones son muchas, podemos vender una serie de instituciones como FANAL, BICSA, RACSA, Bancos, INS, necesitamos de forma urgente reducir la burocracia en 7 o 8 mil trabajadores por año, no es un asunto complicado, en diez años tendríamos 70,000 funcionarios menos trabajando con el Estado, necesitamos unificar los sueldos de los funcionarios y esto se soluciona con un nuevo régimen para los pocos que se contraten y los queden luego de cumplido ese período.

Quienes vean esto algo difícil es porque no tienen nuevas ideas, quienes se oponen, es porque viven del antiguo paradigma que crearon los líderes después del 48 y que no quieren renunciar al sistema de privilegios sean estos asalariados o grupos beneficiados por clientelismo político donde se encuentran entre otros: funcionarios, banqueros, cañeros, arroceros y exportadores.

Dejemos las ideas socialistas a un lado, hagamos de Costa Rica un país del primer mundo en solo 10 años. Recuerden, la vida es muy corta, todas estas cosas hay que empezar hacerlas ya.

Si no encontró lo que buscaba, intente utilizando nuestra herramienta de búsqueda: