Día a de las madres son todos los días sin importar cómo cuándo y dónde lo celebren

Por Carlos Vilchez Navamuel

Dia de  la madre

Wikipedia nos informa sobre los orígenes de la celebración del día de la madre y nos dice que “Las primeras celebraciones del Día de las Madres se remontan a la antigua Grecia, donde se le rendían honores a Rea, la madre de los dioses Zeus, Poseidón y Hades. Igualmente los romanos llamaron a esta celebración Hilaria cuando la adquirieron de los griegos. Se celebraba el 15 de marzo en el templo de Cibeles y durante tres días se realizaban ofrendas.”

Agrega esta enciclopedia digital que “Los católicos transformaron estas celebraciones para honrar a la Virgen María, la madre de Jesús. En el santoral católico el 8 de diciembre se celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción, fecha que los católicos adoptaron para la celebración del Día de las Madres. En Inglaterra hacia el siglo XVII, tenía lugar un acontecimiento similar, también relacionado con la Virgen, que se denominaba Domingo de las Madres. Los niños concurrían a misa y regresaban a sus hogares con regalos para sus progenitoras.”

No hay un día mundial para celebrar el día de la madre, esto varía según las costumbres, la lista es grande. Por ejemplo en Costa Rica y Bélgica se celebra el 15 de agosto, mientras que unos pocos lo celebran el primer domingo de mayo, una gran mayoría de países lo celebran el 2do. domingo de mayo.  http://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_de_la_Madre



En 1870 la poetisa y activista Julia Ward Howe escribió la Proclama del día de las Madres, vale la pena recordar en estos días esta proclama por lo que allí se afirma: “¡Levántense, mujeres de hoy! ¡Levántense todas las que tienen corazones, sin importar que su bautismo haya sido de agua o lágrimas! Digan con firmeza: ‘No permitiremos que los asuntos sean decididos por agencias irrelevantes. Nuestros maridos no regresarán a nosotras en busca de caricias y aplausos, apestando a matanzas. No se llevarán a nuestros hijos para que desaprendan todo lo que hemos podido enseñarles acerca de la caridad, la compasión y la paciencia’. Nosotras, mujeres de un país, tendremos demasiada compasión hacia aquellas de otro país, como para permitir que nuestros hijos sean entrenados para herir a los suyos. Desde el seno de una tierra devastada, una voz se alza con la nuestra y dice ‘¡Desarma! ¡Desarma!’ La espada del asesinato no es la balanza de la justicia. La sangre no limpia el deshonor, ni la violencia es señal de posesión. En nombre de la maternidad y la humanidad, les pido solemnemente que sea designado un congreso general de mujeres, sin importar nacionalidad, y que se lleve a cabo en algún lugar que resulte conveniente, a la brevedad posible, para promover la alianza de diferentes nacionalidades, el arreglo amistoso de cuestiones internacionales.”

Y Wikipedia nos dice también que en EEUU, “La idea de Julia influyó en Anna Jarvis, un ama de casa que organizó a las mujeres durante la Guerra Civil para trabajar en mejorar las condiciones sanitarias para ambas partes y en 1868 comenzó a trabajar para conciliar los vecinos de la Unión y la Confederación. Su hija también llamada Anna Jarvis, recogió el testigo y cuando su madre murió, promovió la idea del día de las madres. En 1873, mujeres en 18 ciudades estadunidenses realizaron una reunión del Día de las Madres.”

Madres hay muchas, las hay solteras, casadas, muy jóvenes, solas, que trabajan, que ayudan, que defienden sus derechos, y hay  madres que aun no teniendo sus propios hijos se comportan como verdaderas madres, también las hay marginadas, reas, enfermas, desamparadas, en extrema pobreza y es de estas últimas de las que no debemos de olvidarnos hasta tanto no se llegue a erradicar ese problema.

Para nosotros, lo cierto es que el día a de las madres son todos los días sin importar cómo cuándo y dónde lo celebren,  el que esto escribe recordará  en este día a todas esas madres relacionadas con nuestra vida, aquí me refiero a mi madre, a mis abuelas, a mis tías que ya no están en esta tierra,  a mi hermana, a mi tía, a mis sobrinas, primas, amigas y en especial a mis hijas que me permitieron experimentar un sentimiento de ternura especial como padre cuando tuvieron ellas a sus hijos, eso, estoy consciente que solo ellas eran capaces de hacérmelo experimentar.

Si no encontró lo que buscaba, intente utilizando nuestra herramienta de búsqueda: