El Poder que tienen las Palabras

 Por Carlos Vilchez Navamuel

“Hay silencios que hieren, pero hay palabras que curan.”
Autor desconocido
Palabras que debemos usar
Las palabras al igual que los pensamientos son producto de energías que las personas generamos a diario, ambos cosas son poderosas y pueden ayudar o dañar. Las palabras pueden herir y pueden sanar, las palabas pueden destruir y también pueden marcar tú destino por esta razones debemos saber utilizarlas.

Widli Castillo escribe en su blog Reflexiones lo siguiente: “Las palabras son un reflejo de nuestros pensamientos y sentimientos. Lo primero que nos ocurre es tener un pensamiento que puede ser bueno o malo, luego, si no cortamos ese pensamiento, se puede transformar en palabras y posteriormente en acciones.  Por eso es importante inclusive revisar nuestros pensamientos porque allí comienza todo”. Y continua “Muchas veces lastimamos, ofendemos o enredamos las cosas sólo con lo que decimos o dejamos de decir, por eso tenemos que pensar antes de hablar. Una vez alguien dijo: “Dios nos dio dos oídos y una sola boca, usémosla en esa misma proporción”, es decir escuchemos más y hablemos menos.”

A la fecha se sabe que se han hecho investigaciones sobre el poder de la oración, la hipnosis y el uso de  afirmaciones que se repiten para lograr ciertos propósitos como la curación.



Un estudio científico va más allá y nos dice que las palabras pueden modificar el ADN, el estudio lo realizaron el biofísico y biólogo molecular Ruso Pjotr Garjajev y sus colegas quienes exploraron el comportamiento vibracional del ADN y nos dice que “Los cromosomas vivos funcionan justo como un computador holográfico usando radiación de láser de ADN endógeno.” Esto significa que ellos se las ingeniaron para modular ciertos patrones de frecuencia (sonido) en un rayo como el láser que influyó la frecuencia del ADN y por tanto la información genética en sí misma. El mismo estudio afirma que “La sustancia viva de ADN (en tejido vivo, no in vitro) siempre reaccionará a los rayos láser modulados por el idioma y aún a las ondas de radio, si las correctas frecuencias (sonido) están siendo usadas. Esto finalmente y científicamente explicaría el por qué las afirmaciones, las órdenes de tipo hipnótica y los sistemas equivalentes pueden tener fuertes efectos sobre los humanos y sus cuerpos.  Es enteramente normal y natural para nuestro ADN.             http://www.luisprada.com/protected/descubrimientos_rusos_del_adn.htm

En un artículo anterior comentamos lo que el escritor mexicano Miguel Ruiz recomendaba: “SE IMPECABLE CON TUS PALABRAS: Habla con integridad. Di solamente lo que quieras decir. Evita hablar contra ti mismo y chismorrear sobre los demás. Utiliza el poder de tus palabras para avanzar en la dirección de la verdad y el amor. Toda la magia que posees se basa en tus palabras. Son pura magia y si las utilizas mal, se convertirán en magia negra. Con una sola palabra puedes cambiar una vida o destruir a millones de personas. Se impecable con tus palabras y trasciende tu nivel de existencia.”

Más allá de lo mencionado, los pensamientos -como dijimos arriba- al igual que las palabras son energía,  recién se ha publicado una información sobre unos estudios que se están llevando a cabo en una universidad estadounidense que se comprueba de alguna forma que una persona puede dirigir un mini helicóptero, con solo tener unos electrodos puestos en la cabeza,  así lo publica TN el 05-06-13 en un artículo titulado, “Increíble: pilotea un mini helicóptero con la mente” y empieza diciendo que  “Un gorro con 64 electrodos. Aplicación de la técnica de la electroencefalografía. Un poco de entrenamiento. Y listo. Con esos elementos, un hombre puede dirigir una especie de mini helicóptero o robot volador con la mente. Parece un invento de otro mundo, de una época lejana. Pero no. El experimento se realizó con éxito en la Universidad de Minnesota, Estados Unidos.”  http://tn.com.ar/tecnologia/de-otro-mundo-pilotea-un-robot-volador-con-la-mente_393467

Finalizamos este comentario con la siguiente sentencia del escritor y filósofo francés Michel Eyquem de Montaigne (1533-1592). Que dijo: “La palabra es mitad de quien la pronuncia, mitad de quien la escucha.”  Cuidemos entonces lo que decimos y lo que escuchamos.

Si no encontró lo que buscaba, intente utilizando nuestra herramienta de búsqueda: