En Costa Rica, más que un Presidente, necesitamos un Estadista

Por Carlos Vilchez Navamuel

Estadista

En los últimos años hemos tenido varios presidentes, algunos con carácter, otros débiles, pero ninguno de ellos fue un verdadero estadista,  consecuencia de ello nos hemos ido quedando atrás en el desarrollo del país, hemos perdido tiempo y debemos recuperarlo, esto solo lo podremos lograr con un presidente que califique como un verdadero estadista.

Un Presidente es aquella persona que funge como cabeza o es el superior de un gobierno, consejo, tribunal, junta, sociedad, etc.  En los regímenes republicanos, el jefe del Estado es elegido normalmente por un plazo fijo.  Un Estadista  en cambio, es una persona con gran saber y experiencia en los asuntos del Estado, comprende a las personas que se encuentran por encima de las divisiones partidarias y de los diferentes sectores, busca el bien común, asume plenamente sus propias responsabilidades y posee además una visión de futuro extraordinaria.

Winston Churchill dijo “Un político se convierte en un estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones”.

José Ortega y Gasset escribió  en 1927  “Mirabeau o el político”. Allí clasificó a los gobernantes en estadistas, escrupulosos y pusilánimes;  escribió  que el “hombre de Estado” debe tener “virtudes magnánimas” y carecer de las “pusilánimes”. Además afirmó que “Normalmente ocurre al estadista ser incomprendido, porque se ocupa con las cuestiones de largo plazo y toma decisiones impopulares a corto plazo, en tanto que la mayoría de los políticos se preocupan de los resultados inmediatos de sus acciones. El individuo con una misión creadora, el magnánimo, es radicalmente distinto del individuo sin misión creadora, el pusilánime”.

El Dr. Sergio Rey Mendoza, un académico chileno escribió en su Blog  “Un verdadero estadista se diferencia sobremanera de un político común. Es capaz de conducir a su pueblo y, desde luego, trasciende las fronteras de su país. Posee una mirada excepcionalmente lúcida a largo plazo y le otorga a la época que vive su propio sello. Un genuino estadista, sin duda, difícilmente cuente con el beneplácito de  mediocres, timoratos y oportunistas: el pan de cada día en la cotidianidad política”. Y señalaba en el mismo escrito que “Los estadistas son sumamente escasos en el devenir histórico universal, pudiendo -inclusive- hasta contárseles con los dedos de una mano”.  http://sergiorey.blogspot.com/2008/08/sobre-lo-que-significa-ser-un-verdadero.html



Ahora que estamos en plena campaña electoral en Costa Rica, deberíamos -como electores que somos- analizar bien a los candidatos y buscar a esa persona  que le conviene al país. Para esto debemos hacernos algunas  preguntas como: ¿Tenemos candidatos con estas características?  ¿Puede el electorado reconocer a un estadista?

Para lograr identificar a esa persona, lo único que tenemos que hacer es revisar lo que han hecho, las características personales de cada uno de ellos, estudiar lo que han escrito, lo que dicen en las entrevistas, cómo contestan y poner mucha atención en los debates, luego deberíamos compararlos y determinar quién tiene la mayor puntuación.

Los candidatos más visibles para el próximo período del 2014-2018 y que hasta el momento han hecho “algún ruido” en la prensa nacional son: José Miguel Corrales Bolaños, tres veces diputado en la Asamblea Legislativa y actualmente candidato por el Partido Patria Nueva, José María Villalta Florez, el candidato más joven, diputado por el partido Frente Amplio que representa a la izquierda costarricense, Luis Guillermo Solís, politólogo e historiador, candidato por el Partido Acción Ciudadana, de tendencia progresista, centro izquierda, Otto Guevara Guth, del Partido Movimiento Libertario, centro derecha, varias veces candidato a la presidencia y el único candidato con una propuesta ideológica clara y diferente a lo expuesto en Costa Rica,  Rodolfo Piza Rocafort, de centro, humanista, político y abogado poseedor de un currículo envidiable, candidato del Partido Unidad Social Cristiano, y por último nos encontramos el candidato oficialista del Partido Liberación Nacional, social demócrata, Johnny Araya Monge, Alcalde de la ciudad capital por más de 20 años.

Los candidatos saldrán a la búsqueda de votos, tendrán que convencer al electorado y demostrar lo que son, lo que pretenden  hacer y el cómo llevarán a cabo su oferta política, es en esta participación de cara a los electores donde la mayoría de las personas podrán evaluar si hay algún candidato con la identidad propia de un estadista.

Para nosotros, una vez estudiadas sus características personales y habiendo comparados sus currículum vítae sin apasionamiento alguno, podemos decir sin temor a equivocarnos que el único postulante en estas elecciones que reúne todas estas condiciones  es el candidato del PUSC, Rodolfo Piza Rocafort.

A los electores si no lo creen así, deberían hacer el ejercicio arriba señalado, verán que esto que hemos afirmado es completamente cierto.

Si no encontró lo que buscaba, intente utilizando nuestra herramienta de búsqueda: