En política nadie tiene la última palabra, todo puede cambiar en un instante

Por Carlos Vilchez Navamuel

politica 3

Ante los acontecimientos ocurridos en días pasados en la filas del Partido Unidad Social Cristiana con la renuncia primero y luego de la retractación condicionada del candidato a  la presidencia de esa agrupación, Dr. Rodolfo Hernández, solo nos queda comprender que esto de la política electoral y de la política en general es así de cambiante.

Como se sabe, la carta de renuncia del doctor provocó más preguntas que respuestas, como histórica declararon algunos la misiva escrita por el doctor, sin embargo el contenido de la misma señalaba actos y acciones que los periodistas y analistas pedían “a gritos” se aclararan, la pregunta que más se repetía era ¿Quiénes eran los Caínes?

Leímos explicaciones y opiniones en las redes sociales a favor y en contra, algunas muy equivocadas, otras medio acertadas de gente que se supone que sabe, de gente que no sabe nada pero que igual opina, de fanáticos, de seguidores, leímos también chistes, burlas, pensamientos moderados y alabanzas.

Pudimos observar y oír también las opiniones de analistas, periodistas y políticos que señalaban a ciertas personas como las responsables de la renuncia del doctor y algunos que pronosticaban el fin del partido, otros opinaron que podía ser una estrategia de campaña, lo que demostró mucha ligereza en sus respuestas.

Pifias es lo que vimos por todas partes, incluyendo algunos comentarios que en su oportunidad hicimos nosotros, los desaciertos de los políticos, de candidatos y de analistas producen consecuentemente noticias con verdades a medias y cambiantes que hacen que la gente se confunda y no sepa lo que verdaderamente está pasando.

Los opositores políticos hicieron fiesta adelantada, se repartieron los votos que ellos pensaban que el PUSC iba a perder por la renuncia de su candidato, sin embargo días después sus reacciones parecían salidas más del hígado que de la cabeza.

Lo que sí podemos afirmar sin temor a equivocarnos es que lo único cierto en política es que nadie tiene la última palabra, todo puede cambiar en un instante, nadie puede asegurar si las acciones del doctor tendrán consecuencias negativas o positivas, al momento ignoramos también si será el candidato definitivo, solo el tiempo y las nuevas circunstancias lo definirán.

La campaña empezó y cada candidato tendrá que hacer lo mejor si aspira a ganar la próxima contienda electoral, cada uno de ellos tiene sus virtudes y sus defectos, cada uno de ellos tiene en su haber cosas positivas y negativas como cualquier ser humano, el electorado al final será el que decida, deseamos que el favorecido para el  período presidencial que se avecina sea el mejor para Costa Rica.

Compartir