Geometría Fractal, el diseño de la naturaleza

Por Carlos Vilchez Navamuel

Geometria fractal libro

El término fractal  fue propuesto por  Benoît Mandelbrot (1924-2010) un polaco nacido en Varsovia, quien se doctoró en matemáticas en 1952 en la Universidad de París,  luego se fue al MIT y más tarde al Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, profesor de economía en la Universidad Harvard, de ingeniería en la Yale, de fisiología en el Colegio Albert Einstein de Medicina, y de matemáticas en París y Ginebra. Desde 1958 trabajó en IBM en el Centro de Investigaciones Thomas B. Watson en Nueva York.

Wikipedia nos dice que “Fractal deriva del Latín fractus, que significa quebrado o fracturado. La mayoría   de las estructuras naturales son de tipo fractal. La propiedad matemática clave de un objeto genuinamente fractal es que su dimensión métrica fractal es un número no entero. Un fractal es un objeto geométrico cuya estructura básica, fragmentada o irregular, se repite a diferentes escalas”.

Geometría fractal 1

La misma fuente nos informa que  “El profesor Mandelbrot  se interesó por cuestiones que nunca antes habían preocupado a los científicos, como los patrones por los que se rigen la rugosidad o las grietas y fracturas en la naturaleza.  En 1982 publicó su libro Fractal Geometry  of  Nature, en el que explicaba sus investigaciones en este campo. La geometría fractal se distingue por una aproximación más abstracta a la dimensión de la que caracteriza a la geometría convencional.  Mandelbrot  sostuvo que los fractales, en muchos  aspectos, son más  naturales, y por tanto mejor comprendidos  intuitivamente  por  el  hombre,  que  los objetos basados en la geometría euclidiana, que han sido suavizados artificialmente”. http://es.wikipedia.org/wiki/Beno%C3%AEt_Mandelbrot

Geometría fractal 4
En términos sencillos podríamos decir que la geometría fractal es aquella que se ocupa de estudiar los entornos  irregulares como son los que existen en la naturaleza, sean ríos, animales, galaxias, células, árboles, ramas, hojas,  relámpagos, flores, vegetales, etc., etc. Algunos le han llamado la geometría sagrada.

Hace algún tiempo el periódico digital mexicano Milenio Novedades de Yucatán  nos informaba  que “En una jornada de actividades del Festival Internacional de la Cultura Maya (FICMaya) 2013,  el académico e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Alejandro Díaz Barriga, propuso aplicar la geometría fractal, rama de esta ciencia que puede medir dimensiones fragmentadas o irregulares, en la predicción de eventos climáticos para conocer trayectorias exactas y lugares de posible impacto de huracanes. Y afirmó además que  “Esta materia está ayudando a explicar un comportamiento más exacto de los fenómenos naturales, que en ocasiones son devastadores para los seres humanos”. http://sipse.com/milenio/proponen-geometria-fractal-para-conocer-trayectoria-de-huracanes-58111.html

Gaudi

Curiosamente esta geometría se puede visualizar en la obra de uno de los más grandes arquitectos del mundo, el español, Antoni Gaudí i Cornet  (1852-1926)  máximo  representante del modernismo catalán, solo observar sus creaciones nos hace pensar que dominaba de alguna manera la geometría fractal.

El sitio Internet denominado Casa Batlló nos dice que “Gaudí era un arquitecto atípico, único, singular e irrepetible; fantasioso pero riguroso y atraído por conceptos que pudieran ser contrarios pero que en él van necesariamente vinculados. Es artesano y artista, arquitecto de edificios religiosos pero también civiles, estricto con los detalles técnicos y carente de toda limitación en los aspectos creativos. Pero sobre todo, es un arquitecto que se nutre tanto de la naturaleza como de los estilos históricos o de las tipologías de construcción tradicional.   Eso sí, con una visión que va más allá,  la de  crear nuevas formas que le permitan experimentar y desarrollar sus inquietudes creativas”. http://www.casabatllo.es/es/historia/barcelona-y-el-modernismo/introduccion/

De Gaudí se dice que “Pocas veces realizaba planos detallados de sus obras, y que prefería recrearlos sobre maquetas tridimensionales, moldeando todos los detalles según los iba ideando mentalmente. En otras ocasiones, iba improvisando sobre la marcha, dando instrucciones a sus colaboradores sobre lo que tenían que hacer”.

Compartir