Juicios mediáticos y cuestionamientos a los fallos judiciales en la “Prensa” deben cesar


Por Carlos Vilchez Navamuel

“La pluma en la mala praxis del periodismo es mucho más criminal que el bisturí en la mala praxis de la medicina por cuanto la primera mata en vida”.

En el Artículo 11.1.de la Carta de Declaración Universal de los Derechos Humanos quedó establecido que “Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa.” http://clio.rediris.es/n30/derechoshumanos.htm

La presunción de inocencia es entonces un derecho inalienable de todas las personas y debe además ser objeto de respeto universal, cosa que deben recordar los medios de comunicación y los que laboran en ello porque los incluye.

Mientras una persona esté sujeta a esta situación, los medios de comunicación deberían abstenerse a destacar la noticia, informando rápidamente sobre el asunto sin maximizarla, de la misma forma como lo hacen ahora cuando informan sobre asuntos científicos o cosas que para el gremio apenas tienen importancia.

Los juicios mediáticos no solo se ven en Costa Rica, están de moda en el mundo -como veremos más adelante- y los hacen, por un interés puramente mercantilista, los noticieros de televisión quieren elevar su raiting, los periódicos quieren vender más con este tipo de periodismo amarillista, “Panem et circenses” con esto, lamentablemente entretienen al pueblo.

Más que pan y circo, los juicios mediáticos han alcanzado límites insospechados y parecen mas bien una cacería de brujas al mejor estilo de la inquisición. Los juicios mediáticos manchan y arruinan la vida de las personas en un abrir de ojos.

El 07-03-2011, el periódico El País de España publicó un artículo titulado “Juicios Mediáticos” comienza el artículo diciendo “Informar, educar y entretener. Estos eran los objetivos de la televisión antaño, por este orden. Ahora se han invertido. Los juicios mediáticos constituyen hoy, por desgracia, una práctica habitual en las parrillas televisivas, y el sensacionalismo le ha ganado la carrera a la ética.”



En el periódico La República del 19-05-2011 aparece un artículo escrito por don Álvaro Madrigal titulado “Presión mediática versus verdad real” el artículo es claro y contundente, los excesos de información deforman y hacen ver a los imputados culpables ante la opinión pública antes de recibir un juicio público en el que sean asegurados todos sus derechos..

Don Álvaro se refiere en este escrito a los casos relacionados con los dos ex presidentes de la República de Costa Rica, entre las cosas que señaló, dijo; “Se abusó de la práctica periodística de hablar de “presuntos culpables” o “presuntas anomalías” lo que en la sentencia 2996-92 de la Sala Constitucional es declarado ejercicio abusivo de la libertad de prensa, contrario a la Constitución por entrañar la inversión de la carga de la prueba y apremiar al aludido a demostrar su inocencia” y al final agregó una sentencia lapidaria dicha en uno de los tribunales penales, dice así “La pluma en la mala praxis del periodismo es mucho más criminal que el bisturí en la mala praxis de la medicina por cuanto la primera mata en vida”.
http://www.larepublica.net/app/cms/www/index.php?pk_articulo=46498

Esta última frase describe la sabiduría con que los jueces tienen que dictaminar y dar sus fallos, ellos han entendido las consecuencias de los excesos que se vienen produciendo con los juicios mediáticos en el país, los hemos visto en el pasado en casos como el del ex presidente José María Figueres Olsen en el caso chemise, en el del padre Minor Calvo explotado hasta la saciedad, con algunos deportistas y lo vimos de forma mucho más exagerada y desproporcionada con los ex presidentes de la república.

No es extraño entonces, que con estos excesos, la gente, ya manipulada por los medios de comunicación, quiera al final “rabo y orejas” aunque la persona no se lo merezca, por estas razones los juicios mediáticos deben de cesar.

Termino con unos comentarios importantes, los hizo nada menos que el jerarca que representa a la Judicatura, tiene que ver con el cuestionamiento de la prensa a las resoluciones de los jueces y que consecuentemente influye luego en el pueblo. Esto hay que detenerlo de una u otra forma, porque los medios no contentos con hacer juicios mediáticos ponen en duda en forma pública las resoluciones de los jueces y en consecuencia toda la institucionalidad de la Justicia.

Los comentarios los hizo la Lic. Adriana Orocú Chavarrría, presidenta de Acojud (Asociación Costarricense de la Judicatura) en una entrevista hecha por la Nación donde se le pedía que se refiriera a los cuestionamientos surgidos por la resolución del Tribunal Penal de Pavas por el fallo de otorgar arresto domiciliario a dos mexicanos cuestionados por narcotráfico. La licenciada Orocú Chavarrría afirmó entre otras cosas “El pueblo y los medios no son juzgadores de los juzgadores” de seguido el periodista le preguntó: ¿Es incuestionable el fallo de un juzgador? A lo que contestó “Los fallos no se discuten en la prensa porque no son puestos a votación popular a ver a quién le gusta o no. Nosotros vamos a defender la independencia judicial, la imparcialidad y la libertad de actuación de los jueces.” http://www.nacion.com/2011-05-30/Sucesos/NotasSecundarias/Sucesos2792674.aspx

Ahora resulta que algunos medios de comunicación además de informar, pretenden acusar y juzgar a los juzgadores al mismo tiempo, con estas pretensiones, los ciudadanos quedaríamos totalmente indefensos ante este poder mediático, de allí la necesidad de reglamentar la prensa sin coartar la libertad de expresión.

Si no encontró lo que buscaba, intente utilizando nuestra herramienta de búsqueda: