Julian Assange de la gloria al infierno

Por Carlos Vilchez Navamuel

Julian Assange es un periodista, programador y activista australiano que se le conoce por haber sido el fundador y editor de un sitio en Internet denominado WikiLeaks, sitio  que se hizo famoso por haber obtenido a través del ex soldado estadounidense Bradley Manning  cables diplomáticos secretos de los EEUU enviados desde sus embajadas en todas partes del mundo, cables  que luego  compartió a cambio de dinero con los grandes periódicos del mundo.

En su sitio, WikiLeaks dice tener como objetivo “Llevar noticias e información al público. Ofrecemos una forma innovadora, segura y anónima para las fuentes de fugas de información a nuestros periodistas (nuestro buzón electrónico). Una de las actividades más importantes es publicar material original junto a nuestras historias de noticias para que los lectores e historiadores por igual puedan ver la evidencia de la verdad. Somos una organización joven que ha crecido muy rápidamente, basándose en una red de voluntarios de todo el mundo.” http://wikileaks.org/About.html

Por su trabajo Assange ha recibido premios entre los que se encuentran el que recibió en el 2009 Amnesty International UK Media Award (New Media) por exponer asesinatos extrajudiciales en Kenia, en 2010  fue galardonado con el Sam Adams Award,  lectores de la revista TIME escogieron, con una encuesta, a Assange como vice campeón de Person of the Year,  en abril de 2011 fue nombrado en la lista Time 100 de las personas más influyentes y una encuesta informal de editores en Postmedia Network lo nombró el más relevante del año después que seis de 10 encuestados han sentido que Assange ha “afectado profundamente el cómo la información es vista y entregada”. El periódico francés Le Monde, una de las cinco publicaciones que cooperaron con WikiLeaks para publicar el documento leaks, lo nombró persona del año con 56% de votos en su encuesta online.

Sin embargo, Wikipedia, otro sitio de Internet conocido como una de las bibliotecas digitales más grandes del mundo nos revela algo que nos sorprende y a la vez explica en parte el comportamiento de este personaje tan controversial que en su juventud ya mostraba ciertas características que lo pondrían en aprietos con las autoridades australianas, veamos lo que nos dice esta fuente:  “Assange ayudó en 1997 a escribir el libro Underground de Suelette Dreyfus en el que se le acredita como investigador. Comprende desde sus experiencias de adolescencia como miembro de un grupo de hackers llamado Subversivos Internacionales, por lo que, en 1991, la Policía Federal Australiana asaltó su casa de Melbourne. La nota agrega más adelante lo siguiente: “Assange ha accedido a varias computadoras (pertenecientes a una universidad australiana, a una compañía de telecomunicaciones, y a otras organizaciones) vía módem para detectar errores de seguridad. Posteriormente se declaró culpable de 24 cargos por delitos informáticos y fue liberado por buena conducta tras ser multado con 2.100 dólares australianos.

Como ven, Assange con su capacidad de hacker violaba reglas desde joven y desde ese entonces se dio cuenta de  la  mina de oro que esto podía representarle.

Como periodista se refugia en esta profesión precisamente para sentirse respaldado por los medios y este gremio que busca la libertad de expresión, pero que muchas veces actúa para y por sus propios intereses -hacer dinero o hacerse famoso-  sin importar si violan o no las reglas y disposiciones legales de los países.



Para nosotros  Julian  Assange y sus WikiLeaks quedaron en deuda, revelaron información que no tenía mucha relevancia, la mayoría chismes de diplomáticos estadounidenses, hicieron mucho escándalo  mediático, pero nada más, no se encontraron grandes conspiraciones como lo esperaban los enemigos del “imperio” y los documentos los explotaron sacándoles el máximo provecho económicamente.

Quedaron en deuda además,  porque  no han difundido información similar a estos cables diplomáticos de gobiernos opresores y menos democráticos como lo cuestionamos en un artículo  anterior cuando nos preguntábamos lo que sigue: “¿Cuanta diferencia habría en los informes diplomáticos redactados por los rusos, iraníes, venezolanos, cubanos, bolivianos, chinos continentales, coreanos del norte, argentinos o nicaragüenses al referirse a los Estados Unidos o sus funcionarios? ¿Cómo serán los informes de estos diplomáticos? ¿Serán redactados tan cuidadosamente que no encontraremos comentarios negativos o chismes sobre sus adversarios políticos? Francamente lo dudamos.” http://www.carlosvilcheznavamuel.com/a-proposito-de-wikileaks-los-cables-que-me-hubiera-gustado-leer/

Perseguido por la justicia Sueca y con una orden de captura por violación y otros delitos menores Assange buscó evitar ser  extraditado en el Reino Unido por temor a que la justicia sueca lo extradite a los EEUU, pero los tribunales ingleses decidieron lo contrario y Julian por miedo se refugió en la embajada ecuatoriana en búsqueda de asilo político, cosa que está en duda como lo explica recientemente el periódico ABC de España cuando nos dice que: “No parece que sus circunstancias justifiquen esa consideración. La figura del refugiado político está fuertemente regulada por el Derecho Internacional Humanitario, y se refiere a casos en que existen indicios de que un individuo puede ser perseguido en su país de origen por razón de sus opiniones, sus creencias religiosas, su orientación sexual o el color de su piel. Ecuador le ha concedido el llamado «asilo diplomático», una figura contemplada solo en el ámbito latinoamericano y no reconocida por muchos gobiernos, entre ellos el británico. Deriva de la Convención de Caracas de 1954 y contempla la protección consular a un individuo y la emisión de un salvoconducto por parte del Estado anfitrión.” http://www.abc.es/20120817/internacional/abci-preguntas-respuestas-assange-201208170153.html

 Ahora, desde su nuevo asilo domiciliario -la embajada ecuatoriana en el Reino Unido- Assange le pide a Obama frenar la “cacería de brujas” contra WikiLeaks y lo insta a “hacer lo correcto”  Dijo además: “EE. UU. debe disolver la investigación del FBI. EE. UU. debe jurar que no procesará a nuestros empleados ni a nuestros simpatizantes. EE. UU. deben comprometerse ante el mundo a que no perseguirán a los periodistas por arrojar luz sobre los crímenes secretos de los poderosos.”      http://www.nacion.com/2012-08-20/Mundo/lider-de-wikileaks-hace–show—para-pedir-clemencia-a-ee–uu.aspx

 Como vemos, esta historia no ha terminado, pero sí podemos afirmar que Assange pasó de la gloria al infierno.

 

 

 

Si no encontró lo que buscaba, intente utilizando nuestra herramienta de búsqueda: