La Celac en manos del representante de la dictadura más vieja del continente

Por Carlos Vilchez Navamuel

Carlos Vilchez Navamuel (foto 2)

Algo está pasando en Latinoamérica que no entendemos, los gobiernos democráticos le entregaron la presidencia rotativa de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) al representante de la dictadura más vieja de la región.

Como saben esta organización  fue creada el 23 de febrero de 2010 en una sesión de la Cumbre de la unidad de América Latina y el Caribe, en Playa del Carmen, Quintana Roo, México. La I Cumbre de la Celac, tuvo lugar en Caracas, Venezuela, los días 2 y 3 de diciembre de 2011 y tuvo como objetivo la constitución definitiva y de integración frente a la crisis económica mundial, la componen 33 miembros  dejando por fuera con abierta intención a los EEUU y Canadá.                              http://es.wikipedia.org/wiki/Comunidad_de_Estados_Latinoamericanos_y_Caribe%C3%B1os

El hecho ocurrió el 28 de enero de 2013 pasado en Chile en donde se produjo la II Cumbre de la Celac, allí  se le entregó la presidencia “pro tempore” al actual presidente de Cuba, Raúl Castro.

Lo irónico de este suceso es que según lo acordado en La Carta de Caracas en el punto 11 dice “Conscientes de la aspiración común de construir sociedades justas, democráticas y libres y, convencidos de que cada uno de nuestros pueblos escogerá las vías y medios que, basados en el pleno respeto de los valores democráticos de la región, del Estado de derecho, sus instituciones y procedimientos y de los derechos humanos, les permita perseguir dichos ideales.”  http://www.correodelorinoco.gob.ve/wp-content/uploads/2011/12/Declaraci%C3%B3n-de-Caracas.pdf



Mientras ese documento se firmaba en Venezuela, su presidente Hugo Chávez  Frías, el golpista del 92 ha dedicado 14 años a promover el odio en los venezolanos, dividiéndole -como todos saben-  en dos grandes sectores,  y en la Cuba de “los hermanos Castro” tienen la bota militar puesta sobre sus ciudadanos hace ya 54 años.

Al darle al representante y actual presidente de la dictadura más vieja de Latinoamérica, Raúl Castro,  la presidencia de esta organización que apenas se inicia y que dice tener como objetivo fomentar la democracia y los derechos humanos, nosotros nos preguntamos:  ¿Qué nos puede enseñar Raúl Castro para fomentar la democracia y que sabe de derechos humanos? ¿Cuál es el mensaje que le estamos dando como región al mundo al colocar al representante de la dictadura más nefasta que haya tenido Latinoamérica en esa presidencia? ¿Estarán preparando el camino para colocar en nuestra región más dictadores?

Producto de esta II Cumbre de la Celac, Antonio Sánchez García escribió un artículo titulado “Santiago de Chile: la claudicación de las democracias” en el cual nos describe su sentimiento del “espectáculo” que allí se produjo,  entre otras cosas nos dice:  “Mientras todos los mandatarios presentes se derretían en saludos a quien ha preferido ir a agonizar a La Habana y entregarle a su tiranía la tuición política del país antes que afrontar con virilidad la devastación causada por su mandato y morir en la tierra que lo viera nacer – una abyección política inolvidable – sólo una mujer, nacida y crecida a la sombra de la odiosa dictadura estalinista de la Alemania del Este y perfectamente consciente de la maldad infinita de la que es capaz esa sabandija que hoy preside una dictadura de 54 años, tuvo la lealtad y el coraje de despreciarlo pública y ostensiblemente. El presidente de Chile en representación de sus fuerzas liberales y conservadoras no mostró mayor incomodidad por la presencia rectora (sic) del tirano marxista. Tampoco tuvo urgencia alguna en mencionar en su discurso de inauguración las palabras libertad, democracia, institucionalidad, ley, iniciativa privada, tan caras a su amigo, el Nobel Mario Vargas Llosa.”

Y continuaba  “De allí que a nadie incomodara la presencia de dos usurpadores, carentes de la más mínima legitimidad: los impresentables Nicolás Maduro y Elías Jaua, que fungían de representantes del Estado venezolano, verdaderamente representado por su Protector in partibus, Raúl Castro. Que lo haría ver con insolencia y desparpajo cuando en su discurso protocolar y en el mismo espacio osara amenazar con la brutal represión policial de que sólo él puede ser capaz a la oposición democrática de la sufriente Venezuela. Convertida por la traición de un soldado, la complicidad de sus ejércitos, la alcahuetería de sus jueces y la apatía de sus élites en una satrapía de la última de las miserables sociedades comunistas del planeta.” http://www.analitica.com/va/sociedad/articulos/8647365.asp

Termina con las siguientes palabras: “La exhibición de obsecuencia, de oportunismo, de mercantilismo y falta de dignidad institucional de todos los participantes, con la ya mencionada única y honorable excepción de la canciller alemana Ángela Merkel, no deja de provocar náuseas.”

Para nosotros la Celac  -por ahora- representa solo el interés de un grupo dirigido desde La Habana y respaldado por los que hoy están en el Palacio de Miraflores en Caracas y los “yes man” de Bolivia, Ecuador y Nicaragua. La prueba de ello la hemos visto la semana pasada. Lo que no entendemos es como algunos gobernantes verdaderamente democráticos no le hayan exigido a los dueños de la isla caribeña a cambio de recibir su membresía, más apertura y más libertades.

Si no encontró lo que buscaba, intente utilizando nuestra herramienta de búsqueda: