La muerte ronda al jefe del palacio presidencial venezolano

Por Carlos Vilchez Navamuel

Continúan muriendo los amigos del presidente venezolano Hugo Chávez Frías, el amigo de jefes autoritarios acaba de perder a otro de sus camaradas, Muamar Gaddafi, un troglodita del poder, el libio que gobernó con mano dura durante 42 años, el hombre que gustaba vestir de forma estrafalaria y que se creía dueño de ese país, murió como posiblemente jamás pensó, sus últimos minutos permaneció vivo en manos de sus enemigos, una vez muerto fue expuesto al público en una cámara de refrigerio y luego enterrado en el desierto, sin honores, sin familia, sin amigos, en una ceremonia donde solo pudieron asistir unas pocas personas.

En un comunicado con fecha del 20-10-11, la Agencia de noticias AFP afirma que “El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, consideró este jueves que la muerte del líder libio Muamar Gaddafi es un “asesinato” que constituye “un atropello más a la vida”, y afirmó que su ex aliado será ahora recordado como un “mártir”.

Si fue un asesinato o no, nunca lo sabremos, pero pensar que Gaddafi será recordado como un mártir solo lo harán él y unos pocos, la mayoría en el mundo no podrá olvidar la verdadera historia de este personaje y tal vez lo recuerden más por sus extravagancias que por otra cosa.

Pero en cambio, la forma y las circunstancias de la muerte de su amigo si deberían de hacer pensar al presidente venezolano, esas imágenes dantescas divulgadas casi instantáneamente al mundo, deberían hacer reflexionar a cualquiera que esté en sus cinco sentidos, reflexión que deberían hacer no solo él, sino todas aquellas personas que le rodean, familiares, militares, ministros, socios y toda esa nueva clase social llamada los “boliburgueses” que se han servido en bandeja de plata y a manos llenas durante los últimos 12 años, porque lo que les espera en el tiempo -en el mejor de los escenarios- será dar cuentas a la justicia y al resto de los venezolanos.



Esas imágenes también tienen que haberle traído recuerdos horribles al presidente Chávez, recuerdos sobre los muertos que él y sus “compinches” causaron producto del fallido golpe militar contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez en febrero de 1992.

En el 2006, Chávez ya había visto morir a otro “pana” suyo, Sadam Hussein, quien fue condenado por un tribunal a la horca sin pena y sin gloria, y un año atrás se vio obligado a despedirse también de su amigo el ex presidente argentino Ernesto Kirchner quien murió con tan solo 60 años de edad.

Este año como se sabe, al presidente Chávez se le descubrió un cáncer que según dicen los expertos es terminal, el periodista y analítico político venezolano Roberto Carlo Olivares recién acaba de publicar un artículo en su Blog titulado “El dictador Moribundo y converso” donde nos pone al día al respecto, y nos dice entre otras cosas que “El cáncer retroperitoneal del músculo Psoas (Rabdomiosarcoma) de Hugo Chávez, no ha podido ser contenido y ha metastizado hacia el hígado y posiblemente el páncreas.” Nos explica además que “La cavidad retroperitoneal se sitúa en la parte abdominal y la pelvis, situada detrás del peritoneo, que contiene, entre otros órganos: el páncreas, los grandes vasos abdominales, los riñones y las glándulas suprarrenales.” http://vivavenezuelalibre.blogspot.com/2011/10/el-dictador-moribundo-y-converso.html

Si esto último es cierto o falso, solo el presidente Chávez y sus allegados lo sabrán, pero todos estos hechos juntos nos hacen pensar sin duda alguna que la muerte ronda al jefe del palacio presidencial venezolano.

Si no encontró lo que buscaba, intente utilizando nuestra herramienta de búsqueda: