La identidad nacional está sujeta a un continuo cambio

Por Carlos Vilchez Navamuel

Identidad_Nacional
La identidad de un país o una región hoy día la conforman el conjunto de personas que viven allí con sus tradiciones creencias y costumbres transmitidas todas ellas de generación en generación y del tipo de Estado al que estén sometidos sus pobladores.

Muchos podrán opinar diferente, pero el título de este artículo es una verdad que la historia nos enseña, la identidad nacional variará según las épocas y las circunstancias, por ejemplo la identidad del pueblo Inca en los siglos XIV y XV cuando habitaban parte del territorio conocido como Perú, era muy diferente a la identidad que adquirieron sus pobladores medio siglo después de que llegaran los españoles y la misma interrelación de estas dos civilizaciones produjo con el tiempo la identidad nacional que posee el pueblo peruano actual, lo mismo ha ocurrido en otros territorios con sus pueblos, los Vietnam, las Coreas, Egipto, México, o Turquía, por poner algunos ejemplos, países invadidos varias veces y sometidos a cambios y costumbres transformaron su identidad varias veces. La identidad nacional estadounidense se forjó con la llegada de emigrantes chinos, negros, irlandeses, rusos, judíos, italianos, mexicanos y un extendido etc., un laboratorio social y pluralista que se transforma de manera continua.

Los motores que han producido estos cambios de identidad nacional a través de la historia han sido entre otras cosas de tipo político, religioso, comercial, lingüístico y tecnológico. En el presente, el motor principal es el comercio en general, este motor genera cambios inmediatos, lo vemos en cosas tan insignificantes como son el sistema de comida rápida, el cual cambia ciertas costumbres en los hogares, existen también otros más poderosos como los sistemas de comunicación que producen a su vez cambios en el campo lingüístico. Además este intercambio de bienes y servicios, viene acompañado de otros agentes que son lógicos esperar, cuando llegan con sus ofertas, sus representantes introducen su cultura y sus costumbres, esto lo notamos especialmente cuando el intercambio por ejemplo es de origen asiático, región donde se vive con costumbres completamente distintas a la de los occidentales.

Celebrar las navidades al estilo norteamericano es solo un simple ejemplo, la costumbre de dar regalos en las navidades así como la aparición de Santa Claus derivado del holandés Sinter Klass o del alemán San Nicolás nace en EEUU apenas en el siglo XIX, con ello una nueva industria aparece y el comercio se aprovecha de ello ofreciendo sus productos a otras regiones. Hoy día en Latinoamérica al acercarse estas fiestas, las familias sacan sus adornos navideños, colocan arbolitos, chimeneas -si no las tienen- y los adornan con los “Santas” o los “San Nicolás” combinando todo esto con las costumbres culinarias y religiosas donde no puede faltar el “pasito navideño” para celebrar el nacimiento “del niño dios” el 25 de diciembre, fecha que precisamente fue tomada de otras culturas y que transformó la identidad en ese aspecto en muchos pueblos.

En los últimos tiempos hemos visto también como se empiezan utilizar en nuestros países iniciativas comerciales como el “Black Friday” (viernes negro), una estrategia comercial originada en los EEUU donde se realizan grandes ofertas, familias enteras esperan ese día para hacer sus compras del año, y esto lo hacen porque las ofertas que se llevan a cabo realmente son buenas..

A la par de esta promoción comercial, se suma ahora en algunos hogares de nuestros países, -una costumbre más- se trata del festejo que se hace en EEUU llamado “Thanksgiving day”, o el día de Acción de gracias, día festivo que se celebró por primera vez en 1621 por un grupo de colonizadores llamados los peregrinos.

Algunos consideramos estos eventos como algo positivo, otros en cambio pensarán lo contrario, pero lo que es un hecho es que una vez que las nuevas propuestas aparecen, son los ciudadanos con libertad los que tienen el derecho de elegir si las aceptan o las rechazan.

¿Adónde nos llevará esta transformación? Los signos y las señales son claros, los problemas ambientales, la globalización comercial, la comunicación por Internet y las redes sociales entre otras cosas, nos encaminan sin duda alguna hacia lo que en su oportunidad el francés Edgar Morin señaló de forma acertada, que la nueva identidad de la humanidad será “La identidad planetaria”.

Compartir