Las agresiones de Daniel Ortega contra Costa Rica hay que detenerlas

Por Carlos Vilchez Navamuel

ortega y chinchilla

Las últimas declaraciones de Daniel Ortega, el presidente de Nicaragua, rayan en lo ridículo, pero también lo hacen ver como un hombre verdaderamente necio y agresor contra su vecino del sur, el 14 de agosto pasado durante el 33 aniversario de la Fuerza Naval emitió un discurso donde advirtió que podrían iniciar una demanda para recuperar el territorio de Guanacaste, provincia de Costa Rica que comprende 10.141 kilómetros cuadrados.

Pareciera que a Ortega se le olvidó la historia, fueron los habitantes de esa región que en 1821 pidieron la anexión a Costa Rica que en ese entonces era una provincia de Centroamérica, el Acta de Anexión de Nicoya a Costa Rica se firmó el 25 de julio de 1824, luego en 1826, una ley del Congreso Federal Centroamericano dispuso también que quedase agregada a Costa Rica la población de Guanacaste,  y con el Tratado Jerez-Cañas suscrito el 15 de abril de 1858 por ambos países, se definieron definitivamente las fronteras.

El gobierno de Nicaragua ha sido expansionista  -es parte de las políticas de todos los países del Alba-  sus disputas con Colombia, Honduras y Costa Rica por territorio marítimo y terrestre  han terminado en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya y algunas de ellas todavía al día de hoy están en disputa.



Por su parte las reacciones en Costa Rica no se hicieron esperar, el canciller costarricense, Enrique Castillo afirmó que las declaraciones del mandatario nica son “absolutamente irrespetuosas” y que   “que rechazamos totalmente”, y añadió que “Lo hace con el propósito de estimular la xenofobia de los nicaragüenses en contra de los costarricenses y de Costa Rica”

Luego de las declaraciones del presidente Ortega, la presidente de Costa Rica Laura Chinchilla, descartó cualquier posibilidad de diálogo con Nicaragua y dijo que “No aceptamos hablar con Nicaragua de Guanacaste. Costa Rica no acepta que se cuestionen sus derechos absolutos sobre la provincia de Guanacaste” y agregó que  “El comandante que manda el régimen de Managua atropella la realidad histórica y jurídica para ofendernos y pretende engañar a su propio pueblo (…) a Guanacaste no pasarán”

Insiste el presidente Ortega en agredir a Costa Rica, pensamos que lo expresado es por demagogia y politiquería, sabe que el pueblo lo respalda cada vez que habla de nacionalismo, pero lo que hace es peligroso y no propio de un presidente. Atizar a los pueblos no genera nada bueno, las reacciones de los fanáticos suelen ser muy peligrosas.

Con estas posturas, los españoles van a terminar pidiendo en la Corte Internacional la recuperación de todo el territorio centroamericano, y los indios reclamándole a la Corte para que los españoles les devuelva lo que era suyo.

Si no encontró lo que buscaba, intente utilizando nuestra herramienta de búsqueda: