Los desvaríos de Fidel Castro


Por Carlos Vilchez Navamuel
Consultor de Bienes Raíces

En el tanto llegan a España siete de un total de 52 cubanos que quedarán libres como parte del acuerdo logrado entre el actual Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España Miguel Ángel Moratinos, el gobierno de los Castro y la Iglesia Católica cubana, aparece nuevamente la imagen de Fidel Castro en televisión, el dictador mas viejo de todo el orbe y gran conocedor del manejo de la imagen y de los medios de comunicación, logra de esta manera quitarle impacto a la noticia de la liberación de los presos políticos y evita de alguna forma que se piense que su gobierno se esté debilitando por la presión que se está ejerciendo desde Europa para que se de un cambio en la política del gobierno cubano, y al pedido de las damas de blanco y de Guillermo Fariñas quien ha permanecido en huelga de hambre desde hace meses para forzar la liberación de los presos políticos en la isla.

Lo que no sabemos cuál será el costo de esto para los europeos y a cambio de que se estén liberando estos presos políticos, porque como se sabe, los hermanos Castro “no sacan pelos sin sangre” así es como han vivido todos estos años.

Según lo dicho por algunos analistas, esto ha sido otra “movida” de Fidel para hacerle ver al mundo que todavía está por ahí y que sigue detrás del poder.



A la par de esto se dejan ver los desvaríos del anciano cuando en uno de sus artículos escritos para el periódico oficial Gramma escribió de forma catastrofista y amarillista que una guerra nuclear estaba próxima a realizarse y peor aún reiteró las advertencias de que Estados Unidos e Israel aprovecharían la atención mundial concentrada en el fútbol para lanzar un ataque nuclear contra Irán. “El imperio está a punto de cometer un impagable error sin que nada lo pueda impedir. Avanza inexorablemente hacia un siniestro destino. (…) No nos queda otra alternativa que enfrentar las consecuencias de la catastrófica guerra nuclear que en brevísimo tiempo estallará”, advirtió.

También en la última entrevista de televisión transcrita y publicada en el periódico oficial Gramma se deja decir otro desvarío cuando argumenta que “los iraníes llevan 30 años preparándose, con un desarrollo industrial, adquiriendo aviones, radares, armas antiaéreas… Los rusos se comprometieron a suministrarle el (misil) S-300, pero van a paso lento y no se lo han entregado. Todos los aviones que han podido comprar, los compraron. Tienen armas rusas. Solamente de lanzaderas de cohetes tienen cientos. El Ejército tiene también sus fuerzas, de aire, mar y tierra. La Marina, tiene también fuerza de aire, mar y tierra. Soldados, solo los Guardianes de la Revolución, tienen más de un millón. Están entrenando a todas las personas, mayores de 12 años y menores de 60. Y son 20 millones de musulmanes chiítas. ¿Quién va a simpatizar con ese enemigo que lo quiere destruir todo y lo declara, además?”.
http://www.granma.cubaweb.cu/2010/07/13/nacional/artic04.html

Decir que los iraníes están preparando a personas entre 12 y 60 años no es nada extraño pero insinuar que son 20 millones de chiítas supuestamente listos para combatir es un desvarío descomunal, esto me recuerda lo que dice su cachorro en Venezuela cuando habla de prepararse contra “el imperio” con unas decenas de miles de fusiles que le ha dado a sus famosas milicias campesinas y a otro dictador y “bocón” llamado Saddam Hussein quien afirmaba que estaba listo para combatir a los EEUU y llevó varias veces a su pueblo a guerras que nunca ganó.

Si no encontró lo que buscaba, intente utilizando nuestra herramienta de búsqueda:

1 comment for “Los desvaríos de Fidel Castro

  1. antonio
    14 Julio, 2010 at 16:32

    Felicidades Carlos por este artículo que retrata la verdad sobre la dictadura de los Castro, en Cuba.
    Los presos políticos y periodistas en Cuba son la afirmación del descalabro más grande de la dictadura comunista en el mundo. Lástima que los comunistas ticos no dicen nada de estas injusticias que se han cometido y se cometen en la Isla, en contra de la libertad de expresión de muchos seres humanos.