Megalómanos de Latinoamérica, lecciones que aprender


Por Carlos Vilchez Navamuel

La historia nos enseña, que no hay régimen, presidente, o dictador que se mantenga en el poder si el pueblo así lo quiere. Imperios, reinados y gobiernos tan grandes y poderosos como el de la antigua Unión Soviética gobernada por los gobernantes más represivos y sanguinarios del siglo pasado, han caído porque el pueblo así lo ha querido. India, con Mahatma Gandhi, es otro ejemplo, logró liberar a su país del dominio británico y nos mostró el significado del verdadero poder del pueblo.

En América, algunos dictadores tuvieron que dejar sus gobiernos precisamente porque su gente así lo exigió; Anastasio Somoza en Nicaragua, Francois Duvalier en Haití, son solo dos ejemplos de ello. Y si en Cuba los hermanos Castro y su régimen nefasto no han salido por voluntad popular, es porque el pueblo así lo ha decidido, cosa que nunca hemos entendido.

Lo que sucedió hace algunas semanas en Bolivia con el llamado “gasolinazo” nos demostró una vez más, que si el pueblo quiere, puede. Tremendo susto se llevó Evo Morales. En los medios noticiosos internacionales vimos como todo el pueblo boliviano salió a protestar por varios días, desmintiendo de esta forma lo que afirmaba el presidente Morales en televisión, al decir que el movimiento lo lideraban grupos empresariales de elite opuestos a su gobierno, una mentira que se dejaba ver a todas luces cuando el pueblo continuó en las calles, se levantó en contra de las acciones que quería tomar su presidente, se enfrentó al gobierno y lo frenó.



El presidente boliviano estaría exilado posiblemente en estos momentos en La Habana o Caracas, si hubiese continuado con sus propósitos.

Y del otro lado del mundo, mas específicamente del norte de África, llegan noticias de otros acontecimientos que se desarrollan en estas fechas, que tienen que ver con lo que estamos comentando, en Túnez, Zine El Abidine Ben Alí quien ejerció durante 23 años el poder, tuvo que salir huyendo hace tan solo unos 15 días, un poco más al este, en el país de los faraones, Egipto, el presidente Hosni Murabak quien lleva treinta años gobernando se encuentra en estos momentos en “alitas de cucaracha”, hechos que podrían además, desencadenar una catarata de movimientos similares en otros países árabes y el aumento inmediato como ya hemos visto del precio del petróleo.

Todo esto nos demuestra de forma clara, que son los pueblos generalmente impulsados por los jóvenes, los que deciden hasta cuando mantienen a sus gobernantes en el poder.

Lecciones que aprender, presidentes del Alba, -recuerden- su poder está en manos del pueblo, no de sus egos, caprichos o megalomanías.

Si no encontró lo que buscaba, intente utilizando nuestra herramienta de búsqueda: