Ni hay un millón de nicas, ni el alto índice de pobreza en Costa Rica se debe a la migración de los nicaragüenses

Por Carlos Vilchez Navamuel

Carlos Vilchez Navamuel (foto 2)

Frecuentemente se oye afirmar que en Costa Rica hay un millón de nicaragüenses, también se dice que esta migración procedente del país del norte no ha permitido bajar los índices de la pobreza en nuestro país, pues bien,  debemos de decir que ambas aseveraciones están equivocadas, como muchos otros mitos que se han ido formando alrededor de la migración de los nicaragüenses.

Un sitio en Internet denominado ticosynicas.org cuyo objetivo principal según su propia página es  “Promover la hermandad entre ticos y nicas donde quiera se encuentren.” nos revela una información distinta y realista del problema  y nos señala los 10 mitos más mencionados a saber: Mito 1: “Hay un millón de nicas en Costa Rica”, Mito 2: “Los inmigrantes crean desempleo”, Mito 3: “La migración nicaragüense ha bajado los salarios de los trabajadores costarricenses”, Mito 4: “Los nicas son una carga para los servicios públicos de Costa Rica”,    Mito 5: “A Costa Rica vienen los nicaragüenses con menor educación y los demás se quedan allá”,  Mito 6: “Solo los nicaragüenses se benefician de la migración”,  Mito 7: “Los nicaragüenses cometen más delitos que los nacionales u otros extranjeros que viven en Costa Rica”,   Mito 8: “Los nicaragüenses aumentan la pobreza en Costa Rica”, Mito 9: “Los nicas no se ponen al día con sus papeles porque los trámites migratorios en Costa Rica son onerosos y engorrosos” y el  Mito 10: “El costarricense es xenófobo”.  http://www.ticosynicas.org/?page=migracion

Por razones de espacio comentaremos los mitos únicamente concernientes al título de este escrito. Sobre el primer mito, el mismo sitio nos dice: “Mito 1: “Hay un millón de nicas en Costa Rica”. Este mito surge de la alta visibilidad y concentración de los trabajos que realizan los nicas, tales como vigilancia, construcción y servicios domésticos. Estimaciones basadas en cifras de la CCSS sugieren que los nacimientos de niños nicas en Costa Rica corresponden a una población inmigrante de unos 450 mil. Tampoco existe evidencia de que hayan emigrado tantas personas de Nicaragua.”

Sin embargo un estudio del Banco Mundial nos decía en el 2006 que “Costa Rica tenía 440,957 inmigrantes en el año 2005, representando aproximadamente un 10.2% de la población; en estas cifras no están representados los inmigrantes ilegales. El Censo del año 2000 registró 296,000 inmigrantes de los cuales 226,374 eran nicaragüenses. Mucho más recientemente se ha estimado la cantidad de emigrantes nicaragüenses entre 400,000 y 600,000; de los cuales aproximadamente 180,000 son ilegales.

Y Wikipedia nos informa que “según el Censo 2011 realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) viven en el país 385.899 personas inmigrantes, que representan un 9% del total de habitantes. Las personas que provienen de Nicaragua continúan siendo las mayoritarias (más de 287.000 habitantes) y representan el 74,6% del total de inmigrantes residentes.” 



Con respecto al mito ocho la misma fuente informa: “Mito 8: “Los nicaragüenses aumentan la pobreza en Costa Rica”. Los inmigrantes nicaragüenses NO generan un incremento en los índices de pobreza en Costa Rica, más bien tienen a menudo mayores ingresos que los ciudadanos costarricenses en situaciones comparables. SÍ aumentan la precarización del espacio urbano”, pues todo sus ingresos lo invierten en comida y en ayuda para sus familias en Nicaragua, y no en su propia vivienda. Únicamente cuando tienen una situación más estable, económica y migratoriamente hablando, invierten más dinero en vivienda.”

La página de Internet de la Fundación Konrad-Adenauer en Costa Rica nos informa sobre el Seminario que se llevó a cabo en el Hotel Radison  en San José, Costa Rica los días 20 y 21 de abril de 2010  denominado “Migración y Políticas Sociales en América Central y México”  El suceso fue organizado en forma conjunta por la Academia de Centroamérica, el Programa Regional “Políticas Sociales en América Latina (SOPLA)” de la Fundación Konrad-Adenauer y por la sede de la Fundación en Costa Rica.

En el seminario, el Sub-Director del Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica, Juan Diego Trejos, señaló entre otras cosas que “Los efectos fiscales de la inmigración son, al contrario del discurso público, positivos. Muchos inmigrantes nicaragüenses son ilegales y por eso no elegibles para programas de asistencia social o servicios sociales públicos. La mayoría de inmigrantes son jóvenes y no necesitan servicios de salud. Todos ellos pagan impuestos de venta. Según Trejos está comprobado que la inmigración nicaragüense a Costa Rica no aumenta ni el índice de pobreza ni el de criminalidad. http://www.kas.de/costa-rica/es/publications/19417/

Por otra parte el periódico La Nación publicó una información el 07-06-12  que decía que “Según los datos del Censo 2011, que publicó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos, hay una importante desaceleración en el flujo de inmigrantes.  Entre los censos de 1984 y el 2000, cada año, residían en el país, en promedio, un 7,5% más de extranjeros respecto al año anterior. Esa cifra bajó a 2,4% entre los censos del 2000 y el 2011.  http://www.nacion.com/2012-06-07/Economia/Inmigracion-se-desploma-por-menor-flujo-de-nicaraguenses.aspx

 

 

Si no encontró lo que buscaba, intente utilizando nuestra herramienta de búsqueda: