No más personas inocentes en la cárcel


Por Carlos Vilchez Navamuel

Después de haber sido nombrado Fiscal General, Don Jorge Chavarría ha dicho entre otras cosas, que los juicios se pierden porque las investigaciones son “Totalmente deficientes y se va a juicio con el criterio de me la juego, peligrosísimo para el error judicial”

También comentó lo siguiente “Los rendimientos de la Fiscalía me parece que están muy mal” y lo ilustró señalando las estadísticas de octubre del 2009 a junio del 2010, donde se afirma que hubo un 47.2 % de condenas y un 46.2 de absolutorias. Números que parece no han variado en la última década. http://www.nacion.com/2010-10-31/Sucesos/NotaPrincipal/Sucesos2572473.aspx

Con estos comentarios y con estas cifras queda muy claro que los fiscales no hacen bien su trabajo, las pretensiones del señor Chavarría son otras, quiere alcanzar un 80% de condenas en los juicios que se tramiten, esperamos que esto se concrete pero con pruebas bien fundamentadas y sin irregularidades en los procedimientos, porque es allí donde más atropellos se cometen.

El Ministerio Público cumple una gran función en el Estado costarricense, pero este tiene que actuar de acuerdo a las leyes, la prepotencia del Fiscal anterior dejó dudas en muchos casos pero sobre todo en cuanto a la forma de proceder con los ex presidentes antes de ser llevados a juicio.

El nuevo Fiscal afirmó también que “Encontré bastante diferente el Ministerio Público del que yo había dejado en el 2006. Los procesos que estaban llevando a la ineficiencia se agravaron” y agregó “Estoy muy preocupado por la situación que se encuentra el Ministerio en el área administrativa y en el área funcional debe aplicarse una cirugía mayor” Esto porque dijo “Se están llevando a juicio casos que no tienen un sustento probatorio adecuado, que al final desencadenan en la absolutoria del acusado.”

Lo dicho es sumamente grave, el Ministerio Público tendrá que actuar y corregir todo lo que afirma el nuevo Fiscal General, de lo contrario seguirán cometiendo errores con costos irreparables para seres humanos y para el Estado que eventualmente deberá compensar.

El siguiente ejemplo retrata lo aquí comentado, hace solo unos días el Tribunal Contencioso Administrativo condenó al Estado a pagar 96 millones de colones por haber confinado al empresario Jorge Castillo a cuatro años en prisión siendo inocente. Ninguna suma le pagará al señor Castillo y a su familia la injusticia cometida por fiscales ineptos que pretenden resolver los casos “a golpe de tambor.”

Pero además de esto, una reciente publicación nos dice que “El empresario atacó al hoy ex fiscal general Francisco Dall’Anese, de quien dijo quería un conjunto de colombianos en la acusación.” Y añadió “Alguien confundió mi nombre y, para no hacer el ridículo, aceptan el error hasta las conclusiones. Me hacen sufrir cuatro años, a sabiendas de que no era la persona señalada por uno de los testigos. http://www.nacion.com/2010-10-27/Sucesos/NotaPrincipal/Sucesos2569467.aspx

Esto lo deja a uno sin palabras y con muchas dudas acerca del ex Fiscal Francisco Dall’Anese.

Esperamos no volver a ver este tipo de atropellos, ninguna persona debería ir a la cárcel hasta tanto se tengan las pruebas irrefutables, las dudas no deben ser motivo para mantener a una persona encarcelada, apartada de su familia y de la sociedad.

Compartir