¿QUÉ ES LA NEUROTEOLOGÍA?

Por Carlos Vilchez Navamuel

Cerebro cósmico

La famosa revista española Año Cero publicó en su edición XXIV, número 02-271 un artículo  titulado “Neuroteología, Buscando a Dios en el laboratorio” En el escrito se afirma que  “Científicos    investigan a médiums y místicos con los últimos medios técnicos.”

La misma fuente nos dice que quién utilizó primero este término fue  Aldous Huxley en su novela utópica La Isla, e informa que: “Ésta disciplina estudia la base neurocognitiva de la experiencia religiosa y la espiritualidad. Huxley lo utilizó principalmente bajo un contexto filosófico.”  http://es.wikipedia.org/wiki/Neuroteolog%C3%ADa

El artículo que aparece en la misma revista arriba mencionada fue escrito por Juan José Sánchez-Oro y este nos dice que “Una serie de reputados científicos llevan años estudiando cómo funcionan los cerebros de aquellos que aseguran experimentar vivencias místicas o comunicarse con el más allá. Los últimos hallazgos en esta área del conocimiento, han dado lugar a una nueva disciplina académica: la Neuroteología, que trata de dilucidar si esta clase de experiencias son consecuencia del contacto con entidades espirituales o su explicación se encuentra en la mente humana” Añade: Edward Osborne Wilson, sociobiólogo de la Universidad de Harvard (EE UU), señala que «la predisposición a tener creencias religiosas es la fuerza más poderosa y compleja de la mente y, con toda probabilidad, una parte inseparable de la naturaleza humana». Para descubrir los secretos que encierra la presencia de dicha fuerza en nuestras mentes, nació la Neuroteología, un campo de investigación científica que explora los mecanismos neuronales que se hallan detrás de cada experiencia religiosa, espiritual o mística. Trata, por tanto, de encontrar en nuestro cerebro las huellas de la fe y de la contemplación de Dios.”



Pero, ¿Qué es la neuroteología? Wikipedia  nos dice que “La neuroteología, también conocida como bioteología o neurociencia espiritual (en inglés, spiritual neuroscience1 ), es el estudio de las actividades neuronales relacionadas con experiencias subjetivas de espiritualidad, ofreciendo un conjunto de hipótesis que explican este fenómeno. Quienes sostienen estas ideas afirman la correspondencia de bases neurológicas y evolutivas con una amplia gama de experiencias subjetivas, tradicionalmente categorizadas como experiencias religiosas.”

Michael Blume escribió a finales del 2012 un artículo titulado “Tres décadas de neuroteología”  donde nos decía que “A principios de los años ochenta del siglo xx, el neurocientífico canadiense Michael Persinger alcanzó una gran popularidad en los medios de comunicación con su «casco de Dios». Ocho bobinas magnéticas convenientemente instaladas sobre el cráneo de las personas enviaban durante media hora débiles ondas magnéticas, las cuales provocaban un aumento de actividad cerebral, en especial, en los lóbulos temporales y parietales del encéfalo de los voluntarios. Hasta un 80 por ciento de estos participantes informaron que habían sentido experiencias extrasensoriales.”

Todo esto nos recordó la investigación que hicimos en los años 80 durante un periodo de dos años sobre el fenómeno de los médiums en Costa Rica junto a un buen amigo, el cura Alfonso Pizarro Q.E.P.D . En esos años buscábamos médiums “serios” en la búsqueda encontramos de todo, sin embargo uno de ellos era un caso especial, pudimos participar en decenas de horas, comparando y viendo lo que allí sucedía con una persona sencilla y que una vez entrado en trance se convertía en otros personajes completamente distinto a su personalidad diaria.

A estas experiencias incluimos también las regresiones hipnóticas que realizaba el padre Pizarro con mucha habilidad y en la cual participamos decenas de horas haciendo regresiones a unas cuantas personas.

Debemos de darle la bienvenida a las investigaciones científicas de este tipo, independientemente de las interpretaciones que se han hecho hasta el momento y de las palabras que se utilicen para tratar de comprender todos estos fenómenos porque al final estamos seguros que por ahora  no lo sabemos todo y que toda investigación trae nuevas interpretaciones y conocimientos.

Si no encontró lo que buscaba, intente utilizando nuestra herramienta de búsqueda: