Tunguska un enigma para la ciencia

Por Carlos Vilchez Navamuel

Tunguska

Una gran explosión a 8.000 metros de altura tuvo lugar el 30 de junio de 1908 a la 7:17am de la mañana en las proximidades del río Podkamennaya en Tunguska (Evenkía, Siberia, Rusia) dejando  millones de árboles caídos que tenían curiosamente una misma dirección.

Wikipedia nos dice que “La explosión fue detectada por numerosas estaciones sismográficas y hasta por una estación barográfica en el Reino Unido debido a las fluctuaciones en la presión atmosférica que produjo. Incendió y derribó árboles en un área de 2.150 km², rompiendo ventanas y haciendo caer a la gente al suelo a 400 km de distancia. Durante varios días, las noches eran tan brillantes en partes de Rusia y Europa que se podía leer tras la puesta de sol sin necesidad de luz artificial.”

Agrega esta enciclopedia digital que “La energía liberada se ha establecido, mediante el estudio del área de aniquilación, en aproximadamente 30 megatones.1 Si hubiese explotado sobre zona habitada, se habría producido una masacre de enormes dimensiones. Según testimonios de la población tungus —la etnia local nómada de origen mongol dedicada al pastoreo de renos— que lo vio caer, «brillaba como el Sol».  Informes del distrito de Kansk (a 600 km del impacto), describieron sucesos tales como barqueros precipitados al agua y caballos derribados por la onda de choque, mientras las casas temblaban y en los estantes los objetos de loza se rompían. El maquinista del ferrocarril Transiberiano detuvo su tren temiendo un descarrilamiento, al notar que vibraban tanto los vagones como los raíles.2”

La misma fuente nos dice que “Los supervivientes de la zona afectada por la explosión la describieron como un hongo gigante que se elevaba por los aires. Los animales huyeron, y las tiendas de los tunguses ubicadas a más de 50 km de distancia1 volaron por los aires”.

Sello soviético que conmemora la expedición de KulikaTugunska. Fuente Correo de Rusia

Sello soviético que conmemora la expedición de Kulik aTugunska. Fuente Correo de Rusia

El primer estudio científico que se hizo de lo ocurrido allí se realizó hasta 1921, durante el gobierno de Lenin, cuando la Academia Soviética de Ciencias envió una expedición a la zona dirigida por Leonid Alekseyevich Kulik, experto en mineralogía.  Algunos testigos dijeron que  habían visto desplazarse por el cielo el “sol cilíndrico”  destrozando todo en un radio de 32 kilómetros.

Uno de las grandes interrogantes de este enigma es que nunca se encontró un cráter en la zona de la explosión, hace poco encontraron un lago que se cree se formó por la caída de un pedazo del supuesto meteorito, pero esto  aún no ha sido comprobado. Se han propuesto más de 30 hipótesis y teorías del suceso y el fenómeno se convirtió en un enigma de la ciencia.

Entre las teorías más conocidas están: 1) El hecho ocurrió por una colisión de un fragmento del cometa Encke, que se volatilizó antes de tocar el suelo. 2) Un meteorito que entró a la atmósfera del planeta y estalló antes de estrellarse. 3) Otra hipótesis propone que lo ocurrido se debió a la entrada de una masa de antimateria. 4) Fue producto de una reacción de tipo tectónica. Y la 5) Es una hipótesis muy polémica que dice que la explosión fue producto de una acción de una nave extraterrestre que logro hacerla explotar antes de que chocara con el planeta.

Tunguska última hipótesis
En el 2004 se publicó un cable que decía que  “Científicos rusos afirman que el meteorito de Tunguska fue un OVNI”   La información  empezaba así: “Una expedición científica siberiana ha afirmado hoy haber hallado pruebas que confirmarían la teoría de que el meteorito de Tunguska, el más grande que jamás haya caído en la Tierra, en realidad fue una nave espacial extraterrestre.”  http://www.cadenaser.com/sociedad/articulo/cientificos-rusos-afirman-meteorito-tunguska-fue-ovni/csrcsrpor/20040810csrcsrsoc_9/Tes

Compartir