Una nueva religión está emergiendo

Por: Carlos Vilchez Navamuel

 

ambiente tierra Fue hace tan solo sesenta y dos años que apareció la primera organización ambientalista del mundo, su nombre, Comisión de Derecho Ambiental de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), y fue fundada en octubre de 1948, en el marco de una conferencia internacional celebrada en Fontainebleau, Francia, actualmente tiene su sede en Galnd Suiza. La UICN reúne a 83 estados, 108 agencias gubernamentales, 766 ONGs y 81 organizaciones internacionales, con alrededor de 10.000 expertos y científicos de 181 países. Su nombre cambió en 1956 y hoy es conocida como “Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza” («International Union for the Preservation of Nature», IUPN) por el de «Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y sus Recursos Naturales» («International Union for the Conservation of Nature and Natural Resources», UICN). Y fue hace solo medio siglo, en el año 1959 cuando La UNESCO decidió crear una lista internacional de parques naturales y reservas equivalentes.

Después de este acontecimiento, se crearon nuevas ONGs como Greenpeace que nace en 1971 en Canadá, en protesta ante la práctica nuclear estadounidense en el archipiélago de Amchitka (Alaska) y que en la actualidad realiza acciones directas no violentas y de investigación para lograr sus objetivos como son proteger y defender el medio ambiente, interviniendo en diferentes puntos del planeta en los que se cometen atentados contra la Naturaleza., detener el cambio climático, proteger la biodiversidad, para la no-utilización de transgénicos, disminuir la contaminación, acabar con el uso de la energía nuclear y el de las armas.

Empiezan a aparecer también cantidad de biólogos, personas que profesan la biología, ciencia que trata de los seres vivos y los ecologistas partidarios de la defensa ecológica, y que propugnan la necesidad de proteger la naturaleza, todos ellos bien intencionados, pero también casi todos en esa época “verdaderos catastrofistas”

Para muestra que mejor que lo dicho por un reconocido ambientalista, veamos el siguiente párrafo escrito el 19-10-08 por el biólogo Alexander Bonilla, párrafo extraído de un artículo titulado “Confesiones de un ambientalista” cuyo link es como sigue: http://wvw.nacion.com/ln_ee/2008/octubre/19/opinion1742886.html y que refleja lo que arriba quedó anotado; “Hace como 30 años decíamos que los bosques de Costa Rica se acabarían en el año 2000-2015. Y nos equivocamos… Hoy los bosques se recuperan gracias al programa de servicios ambientales” “Hace como 30 años combatimos la instalación de un oleoducto porque iba a acabar con la riqueza pesquera y ecosistemas importantes. Lo construyeron en Panamá, cerca de la frontera nuestra. Y nada ha pasado allá. La vida siguió y no hubo catástrofes ecológicas tan graves como lo denunciábamos, en su construcción y operación.” Y más adelante anotaba, “En l972 los Límites del Crecimiento del Club de Roma nos decía que hacia el año 2000 llegaríamos a los límites del crecimiento en Planeta Tierra, que a finales de siglo muchos de los recursos naturales se acabarían. Y aquí estamos”

Sí, así pensaban y así piensan todavía muchos ambientalistas, pero se olvidan estos catastrofistas que también existen los que pensamos en positivo, los que pensamos que se puede y se debe cambiar para mejorar, los que pensamos que algún día todo el desarrollo y la tecnología que hagamos llegará a ser mas amigable con el ambiente.

Con el tiempo y a la par de estos grupos bien intencionados, empiezan a introducirse en este movimiento los llamados “políticos verdes” y los comunistas, que aprovechándose de las buenas intenciones de los primeros se infiltran en sus grupos para lograr sus propósitos.

Por último han aparecido los fanáticos, son todos estos ambientalistas fundamentalistas los que están gestando la religión del siglo XXI, un nuevo culto alrededor del tema ecológico y del ambiente venerando a la vieja diosa, “La madre Tierra” entre ellos están algunos con gran conocimiento sobre el tema, pero que no ven más allá de su racionamiento (los actuales sacerdotes) y los que nada saben al respecto pero que creen en ello a ciegas (los creyentes y seguidores) y al igual que todas las religiones el dinero fluye dentro de los cientos de miles de estas organizaciones.

Sí a la conservación y al cuido del planeta, sí a las nuevas tecnologías y productos consumibles amigables con el ambiente, pero evitemos la incomprensión al desarrollo, el fanatismo y los excesos.

Todo esto lo escribo a propósito del tan sonado caso de las Crucitas, un minúsculo proyecto en el planeta.

Compartir

3 comments for “Una nueva religión está emergiendo

  1. antonio
    25 abril, 2010 at 17:25

    Felicidades Carlos, es un extraordinario artículo que fotografía de realidad

  2. Anonymous
    25 abril, 2010 at 17:31

    Es que las cosas han cambiado mucho en el campo del medio ambiente. Hace 40 años cuando los terrenos no tenían dueños, se los apropiaba aquel que realizara mejoras en ellos. Y se condideraba una "mejora" la deforestación y la erradicación de fauna "dañina" como serpientes, felinos silvestres y otros. Conozco personas que se hicieron de propiedades así y algunos hoy venden a turistas lo que les queda, como si fueran grandes conservacionistas.
    Ramón Mena/LIBRERÍA FRANCESA

  3. Tony
    25 abril, 2010 at 18:06

    Una vez mas, diste en el clavo…, muy atinado