Venezuela, entre el caos y los petrodólares


Por: Carlos Vilchez Navamuel

Tremenda ironía se vive en Venezuela, el golpista que prometió “el cielo y la gloria” en su campaña electoral de 1998 tiene a este país al borde del colapso, entre el caos y los petrodólares, cinco graves problemas urge resolver, la inseguridad ciudadana, la crisis energética, la falta de agua, la inflación y la devaluación.

Todos estos problemas se deben sin duda alguna a la falta de capacidad del actual gobierno, y a la irresponsabilidad de su presidente que se dedicó a promocionar su proyecto político en contra de los EEUU por todo el mundo, en vez de solucionar los problemas de su país.

En este artículo me referiré únicamente a la crisis energética y al problema de la escasez de agua que vive Venezuela.

Once años en el gobierno, y es hasta ahora, cuando el presidente dice que invertirán $1000 millones de dólares para resolver la crisis energética y nosotros nos preguntamos ¿Y cuando resolverá el problema del agua? Resulta paradójico pero es una realidad, en Venezuela para beber agua hay que comprarla y su precio es mas alto que el de la gasolina.

Han pasado veinticuatro años desde que se terminó de construir la gran Represa del Guri, de los cuales, once años los ha gobernado un presidente que se ha destacado mas por los desaciertos y errores que por sus obras, y esto lo decimos porque de acuerdo a la información existente, por sus arcas han pasado mas de $950.000 millones de dólares por las ventas del petróleo y no ha sido capaz de resolver los problemas arriba señalados.



Menciono esta represa hidroeléctrica, porque como se sabe, en su momento, fue la obra de ingeniería más grande del mundo, significó un hecho histórico, posee una capacidad instalada de 10.000 MW. Su construcción se empezó en la década de los 60, la primera etapa se terminó en 1978 y la segunda en 1986, se localiza a solo 100 kilómetros de la desembocadura del río Orinoco, antiguamente fue denominada “Raúl Leoni’, pero hoy se conoce como la central hidroeléctrica “Simón Bolívar” y es la última obra importante que se hizo en Venezuela para resolver problemas energéticos.

Esa era la Venezuela de antes, una Venezuela mas libre, más democrática, que construía y hacía obras pensando en el futuro, menos confrontativa, sin odio entre las clases sociales, mas alegre y sí, más feliz.

Los niveles de la Represa del Guri han bajado a tal grado, que el gobierno se vio obligado recientemente a firmar un decreto con el fin de racionar el consumo de energía en toda Venezuela.

El gobierno asegura que la crisis energética se debe a la sequía, y nos preguntamos ¿Y las centrales termoeléctricas? ¿Es acaso que Venezuela tiene problemas con la compra de diesel? ¿Y los proyectos energéticos de futuro, como la energía eólica o la energía solar que deberían estar promoviéndose para proteger el ambiente, donde están? ¿Cómo es que no se tiene un plan b, para resolver estos problemas? ¿Cuales han sido la razones por las cuales el gobierno no ha previsto este tipo de situaciones? ¿En que estado se encuentran las centrales termoeléctricas de todo el país? ¿Se les ha dado el debido mantenimiento? ¿Cuantas y cuales centrales eléctricas nuevas ha construido este gobierno? ¿Porqué no se ha construido un acueducto que resuelva de una vez por todas los problemas del agua en la Capital y en cualquiera de las ciudades donde se necesite? ¿Dónde están las grandes obras de este gobierno? ¿Es acaso que no hay suficiente dinero para solventar la situación?

Venezuela necesita urgentemente solucionar ambos problemas, si el presidente piensa que en su país no hay gente capaz de resolverlos, debería entonces buscar asesorías de países como Alemania, Francia, Brasil o Japón, pero nunca de Cuba donde lo que existe según los propios cubanos son “alumbrones” en vez de apagones.

Si no encontró lo que buscaba, intente utilizando nuestra herramienta de búsqueda: