¿Vive más un optimista que un pesimista?

Por Carlos Vilchez Navamuel

Optimistas pesimistas

Estudios científicos demuestran que los pesimistas son más propensos a desarrollar enfermedades crónicas en su vida, que las personas optimistas. Los optimistas ven tanto lo positivo como lo negativo, pero optan por lo primero.

A raíz de una entrevista que Francisco Alcaide Hernández le hizo al Dr. Luis Rojas Marcos, este escribió un artículo que tituló  “Luis Rojas Marcos: el optimismo inteligente” el doctor Rojas Marcos  tiene el título de Doctor por las universidades de Bilbao y Nueva York  y De 1982 a 1992, fue   Director del Sistema Psiquiátrico Hospitalario Municipal de Nueva York y en 1995, año fue nombrado Presidente del Sistema de Sanidad y Hospitales Públicos de la ciudad neoyorquina, con un área de competencia de 16 hospitales y una plantilla de 43.000 empleados, hasta que en 2002 abandonó el puesto.

Destaca el autor de ese artículo, que el Dr. Marcos pertenece al club de los “optimistas” porque dice  “no se gana nada no siéndolo”. Aquí dos de las preguntas que le hizo Francisco Alcaide a Rojas Marcos y sus respuestas:

F.A ¿Qué entendemos por optimismo y pesimismo?

L. R. M.: Es una forma de percibir y ver la vida, una actitud hacia las cosas. El optimista, ante una decisión o situación, evalúa tanto lo positivo como lo negativo, pero dándole más importancia a lo primero. No es que sea incapaz de percibir lo negativo, sino que se detiene más en lo bueno que en lo malo. Tiene su mirada educada para descubrir lo mejor de cada alternativa. El pesimista, en cambio, evalúa sólo lo negativo y deja de lado lo positivo. Ve sólo las amenazas y no las oportunidades.  El optimismo se refleja en tres parcelas: cómo vemos el futuro, el pasado y el presente. En cuanto al futuro, que es lo que llamamos esperanza, es la sensación que experimentamos de alcanzar algo, y está muy relacionada con la confianza que tenemos en nosotros mismos, en nuestra fuerza de voluntad. El optimismo también se refleja en cómo vemos el pasado, nuestra autobiografía. Hay gente que mira hacia atrás y no se perdona, no es condescendiente con el error y tampoco se da segundas oportunidades. Y por último, el optimismo se refleja en cómo vemos el presente. La persona optimista ante una situación de crisis o adversidad tiende a pensar que no va a durar eternamente y que él no es el responsable exclusivo de esa situación.

F. A.: ¿Cuáles son los factores que explican que una persona sea optimista o pesimista?

L. R. M.: En primer lugar, los genes. Esto se observa nítidamente en los mellizos. Hay tres estudios científicos que así lo corroboran. El primero, llevado a cabo por el profesor de Psicología de la Universidad de Minnesota, David Lykken, utilizó 4.000 parejas de mellizos para estudiar la propensión de las personas a gozar de las cosas buenas de la vida o descorazonarse ante las adversidades. El segundo, realizado por el psicólogo experimental del King´s College de Londres, Robert Plomin, analiza la perspectiva optimista y pesimista de casi 300 parejas de gemelos. Y el tercero, dirigido por Peter Schulman, psicólogo de la Universidad de Pensilvania, comparó en parejas de mellizos el estilo optimista o pesimista de explicar las adversidades de la vida. Los resultados conjuntos de estas investigaciones concluyen que los gemelos monocigóticos, aquellos que poseen los mismos genes porque surgen de la misma célula original o cigoto, se parecen estadísticamente en su disposición optimista o pesimista, de tal modo que incluso entre gemelos que son adoptados por familias diferentes y que crecen y viven separados desde su nacimiento y no tienen contacto entre sí, se parecen más entre ellos en la forma de ver la vida que a la de sus hermanos adoptivos. Las investigaciones señalan que aproximadamente un tercio de nuestra actitud ante la vida tiene su explicación en la herencia genética.

Francisco Alcaide  nos dice además que “La NASA, que selecciona a sus candidatos a astronautas con exquisita delicadeza, incluye entre las cinco skills más apreciadas el talante optimista del aspirante; y es que como apunta este experto, los beneficios del optimismo se producen en todos los ámbitos: en la salud, en las relaciones personales, en el trabajo, en el deporte o incluso en la política, donde diversos estudios empíricos han contrastado la relación entre la disposición optimista o pesimista de los candidatos a presidente de Estados Unidos entre 1900 y 1984 y el resultado de las elecciones, concluyendo que el electorado prefirió en el 82% de los comicios al aspirante más optimista en sus discursos”.  http://www.eexcellence.es/index.php?option=com_content&view=article&id=407:francisco-alcai

¿Cómo ser positivo en un mundo negativo? Esta pregunta es el título de otro artículo escrito por  Juan Sebastián Celis Maya, un  experto en mentalidad que nos dice entre otras cosas que “Uno de los retos más grandes a los cuales nos debemos enfrentar, es el de permanecer positivo en un mundo lleno de gente negativista, envueltos en situaciones difíciles y con presuntas evidencias de que el éxito no es la regla sino la excepción. Conforme pasan los días, nos encontramos con todo tipo de gente corrosiva. La gente negativa invalida tus ideas y te hace pensar que no puedes lograr lo que te propones, simplemente porque ellos no han podido”.

Algunos de los consejos que nos da este escritor para no caer en el negativismo son: 1) No discutas con gente negativa, 2) Forzar a la persona negativa a ser específica, 3)  Distánciate un poco de los negativistas, 4) Mantén una actitud positiva siempre, 5) Brinda amor y comprensión a la  gente negativa, 6) Usa tu sentido del humor y 7) Habla con alguien positivo justo después de hacerlo con una persona negativa.  http://www.sebascelis.com/como-ser-positivo-en-un-mundo-negativo/

La respuesta a la pregunta del este artículo la tienen varios científicos y se contradicen entre sí, por ejemplo de acuerdo a una investigación realizada por la Clínica Mayo “La esperanza de vida de los pesimistas se reduce hasta 19%,  mientras que los optimistas se enfrentan a menos factores de estrés, tienen postoperatorios más fáciles y su recuperación es más rápida. Los varones con una percepción positiva de su salud cardiovascular tienen un índice de mortalidad tres veces menor”.

Y una investigación de Ronit Peled, de la Universidad israelí Ben-Gurion del Negev  afirma que “El pensamiento positivo también puede proteger contra cáncer de mama”. http://www.superateatimismo.com/los-optimistas-viven-mas.html#.UksuTlOGdMs

Otros estudios realizados en la Universidad de Wisconsin nos dicen que el pesimismo nos vuelve más vulnerables a infecciones, mientras que el ser optimista activa nuestro sistema inmunológico, endocrino y nervioso haciendo que enfermemos menos.

Sin embargo un grupo de científicos alemanes de la Universidad de Erlangen-Nuremberg afirma que “Los pesimistas viven más que los optimistas, basándose en el estudio que realizaron durante 10 años sobre 40.000 personas de entre 18 y 96 años de edad.”  Uno de los autores del estudio, Frieder Lang, afirmó que “Nuestra investigación mostró que los riesgos de sufrir una discapacidad o muerte prematura son más altos para los optimistas. El pesimismo sobre el futuro impulsa a la gente a cuidar bien de su salud y seguridad”.http://actualidad.rt.com/sociedad/view/87975-pesimista-vida-salud-optimistae

Compartir